14/8/18

Buenos vecinos


Es una película dramática que termina siendo muy visceral. Gente mezquina que acumula rencores estúpidos por causas estúpidas. Gente que no da explicaciones ni las pide. Gente que se forma su propio juicio sin atenerse a razones. Y esa acumulación lleva al odio y a tomar decisiones sin pensar en las consecuencias.
Lo curioso es que las situaciones son tan locas, las decisiones tan absurdas, que en ocasiones te hacen gracia. Hasta te dan la risa. Pero no una risa alegre. Es la risa que te provoca la máxima estupidez. Vamos, que te ríes por no llorar.
Dentro de un laconismo vital, dentro de la vida acomodada de la clase media, parece existir un territorio en el que no cabe el amor. El título original (creo que algo así como Bajo el árbol) da una mejor idea. La sombra del árbol, ese árbol en el jardín de una casita acomodada, debería ser un símbolo de vida realizada. Pero es lo contrario. Él árbol es el testigo de vidas encerradas en el egoísmo.
Una historia tremenda. Adivinas desde los primeros compases que la cosa no acabará bien, pero el final es casi abrumador. Atención a la trama del perro. Y al último plano. Tan abrumador que tienes que reírte. Bueno, o echarte a llorar. Por suerte, como es imposible identificarte con esa gente, optas por la risa.
Una historia amarga, islandesa, tan helada como el lugar del que procede.

13/8/18

The Equalizer 2


-Ya que estás en mi casa, riega las plantas.
Jo. Denzel Washington es mucho Denzel Washington. Ya ves: la típica peli de vengador justiciero. No hay más. Pero con Denzel. Y eso ya es mucho más.
Después de que en la primera peli diera un buen repaso a la mafia rusa, nuestro protagonista trata de mantener un perfil bajo, ayudando a la gente de su alrededor. Con palabras o, por supuesto, con hechos. Luego se verá implicado, involuntariamente, claro está, en la trama de una amiga (qué buen papel el de Melissa Leo). La película nos cuenta un poquito más de la vida pasada del personaje, desvelando algo de su misterio.
Me encantan las escenas de acción o, para ser más exactos, las escenas de tensión que las preceden. Están rodadas con verdadero mimo, con calma, anticipándote que algo gordo va a pasar, pero no suele ocurrir del modo que esperas. Ojo a la pelea en el coche mientras conduce. El tío ni se molesta en parar.

12/8/18

Mentes poderosas


Aquí va la nueva saga adolescente de un mundo distópico.
No me gusta. Es demasiado quinceañera incluso para ser de quinceañeros. Quiero decir que Los Juegos del Hambre era para quinceañeros pero si tenías otra edad podías manejarte con ella. Mentes poderosas tiene un espíritu excesivamente teen. Hasta los horrores musicales con que siembran la peli.
Durante sus primeros compases apunta buenas maneras. Después las cosas se complican. Porque pasan muchas cosas. Demasiadas y muy deprisa. Y van alternando una escena de acción con otra escena abrupta romántica. O mejor dicho: cursi. Demasiado cursi. Tanto que al final hasta la protagonista lo admite.
La evidente voluntad de continuaciones no creo que sea recompensada. Las taquillas tienen sus misterios y, vete tú a saber, igual triunfa. Pero su calidad es muy flojita. Y, ojo, aunque el punto de partida me parece muy interesante no le doy el aprobadillo.

11/8/18

El rehén


Qué descansada vida la del que huye del mundanal ruido y qué cantidad de problemas de conexión a internet trae la vida bucólica. Espero no tener más problemas en los próximos días, pero si es así, que sepas que sigo por ahí. Incomunicado, pero por ahí.
Beirut, 1972. Un diplomático, su familia, un conflicto diplomático, un atentado terrorista. El diplomático, 10 años después, trabaja en Estados Unidos para el sector privado. Y entonces recibe una oferta que no puede rechazar para que regrese a Líbano. En el centro de todo: el terrorista que planeó los atentados de Munich y un espía americano.
La película logra mostrar el guirigay en que se convirtió Líbano con una trama de espías no demasiado compleja. Un punto para el guionista. Ese mundo de alianzas cambiantes, estrategias globales e intereses personales está bien llevado.
Está bien desarrollado el prólogo en el Beirut de 1972, sentando las bases para lo que ocurrirá después. Jon Hamm, Rosamund Pike y Mark Pellegrino dan vida a unos personajes estereotipados pero consiguen aportar ciertos toques de personalidad.
No es una gran película pero se deja ver con agrado, discurre a buen ritmo y tiene algo que contar más allá del mero entretenimiento. Realista, sin fantasmadas.
Me gustaba más el título original: Beirut.

7/8/18

Dos mujeres


Las dos grandes Catherine del cine francés: Deneuve y Frot.
A veces, con muchas pelis francesas, pienso que las interpretaciones están por encima de lo demás. El argumento, el fondo, el mensaje, todo queda supeditado al valor de la interpretación. En este caso es así, no sé si porque la historia tampoco es para tanto, porque ellas dos están enormes o por ambas cosas.
La amante de un hombre y la hija de ese hombre. La primera, ya anciana, ha exprimido la vida viviendo como le place… hasta quedarse sola. La segunda, enfermera, gran profesional, encerrada en sí misma hasta que darse sola. Hace 30 años que no se ven. Tienen nuevas cosas que decirse y un pasado en el que no se dijeron todo.
Obviamente su relación evoluciona y llegan a comprenderse algo mejor. Es una película más melancólica que triste, pero con un poso de cierta amargura muy francés.
Bien. Fluye con facilidad pero, como digo, no hay mucho fondo. Merece la pena por la naturalidad con la que las Catherine encarnan a sus respectivos personajes. Algunas escenas logran tener fuerza gracias a la sencillez de su concepción.

6/8/18

Cloak & Dagger. Temporada 1


Si me dicen que Cloak & Dagger está hecha por los mismos responsables de Impulse, me lo creo. Pero no. Son gente diferente para compañías diferentes. Y, sin embargo, los esquemas de Hollywood están tan anquilosados, están tan empeñados en perpetuar lo que saben que funciona, que apenas hay variaciones.
Las protagonistas de ambas series tienen traumas, problemas y vicios similares. Las madres podrían ser las mismas con sus mismos traumas, problemas y vicios. Los poderes de las chicas igual de confusos y poco claros. Y lo mismo la poli secundaria de ambas series y la malvada corporación y todo lo demás. También el estilo y el tono, gris, tristón, pero sin pasarse. Y la estructura: no contar nada hasta el décimo capítulo en el que por fin pasa algo. Y el chico negro con sus problemas de chico negro de instituto, idéntico al de otras doscientas series.
Dicen que nos estamos volviendo exigentes con las series. Que cosas como Impulse y Cloak & Dagger existan y estén renovadas, prueba que no. El público general quiere siempre lo mismo. Y si no que se lo digan a Berlanti y todo su DCverso.
Admito que terminé de verla, solamente, para comprobar su mimetismo con Impulse, la aterradora cantidad de clichés de ambas. Ni en broma me acercaré a la temporada siguiente. A 8 minutos del final descubrimos al verdadero Capa de los cómics. Y un final tontísimo sin ninguna lógica. Difícilmente puedo pensar una peor adaptación, tan poco imaginativa.

5/8/18

Bao


El cortometraje de Pixar, previo a Los Increíbles 2, ha gustado en China, en Estados Unidos no han entendido nada y el resto de occidente está descolocado.
Personalmente creo que hay un bajón notable en los últimos cortos de Pixar. No sé si debe a la puñetera corrección política de Disney, a la pesadez de la representación (por favor, que Hollywod haga una peli de cada persona del mundo a ver si esta pesadilla acaba) o a un mal entendido afán globalizador.
No creas que no le veo sus aciertos a Bao. Es una historia interesante acerca del síndrome del nido vacío. Madre posesiva, hijos que se van. Pero tengo dos cosas en su contra. La primera es ese tono globalizador tan explícito, tan forzado, tan carente de sutilidad. ¿Por qué no mostrar un familia china directamente? Imagino que la directora, Domee Shi, china, ha querido mostrar su perspectiva, evidenciar que China tiene mucho que decir en la cultura global. Es un defecto disculpable.
Pero no se puede disculpar su sentimentalismo. Me resultó bastante cargante.