28/9/16

Lookouts

Este es uno de esos cortometrajes realizado por unos cuantos amigos (y unos medios no maravillosos, pero sí generosos) para ver si alguna productora pica y consiguen convertir su idea en un largo.
La verdad es que yo picaría. Quiero decir que está bastante bien. Una mezcla apetecible de Stranger Things y El señor de los anillos. Son unos pocos minutillos, un aperitivo, pero se ve que, detrás, hay potencial para una historia bien desarrollada.
Un basilisco representa el lado del mal. Lookouts. Habrá que tener una antena desplegada por si llega a algo más.

27/9/16

Secret City. Temporada 1

-Los cementerios políticos están llenos de personas que fueron leales a los idiotas.
La excusa para ver esta serie (no es buena excusa, pero es lo que hay) era la presencia de Anna Torv, a quien no veía desde Fringe. Y resulta que la serie es bastante interesante.
Anna Torv, aquí, es una periodista De esas que, cuando hace preguntas, son como balazos. Un día descubre un cadáver destripado junto al río al que la policía no le deja acercarse. Y como a ella no le parece que en el río haya tiburones, decide investigar un poco más.
La serie es interesante porque muestra algo que no es muy conocido: los tejemanejes políticos y diplomáticos de Australia con China, Japón, Estados Unidos. Un conflicto de intereses muy potente. Lo preocupante (se ve que en todos los sitios cuecen habas) es que la prensa ha alabado su realismo, han elogiado que muestre tan fielmente cómo funciona la política australiana.
El final es bastante desolador. Espero que haya segunda temporada. No para que lo mejoren necesariamente, sino porque me pareció una intriga muy bien llevada durante seis capítulos.
Muy bien Jacki Weaver (tan malvada y manipuladora) y Damon Herriman (el palurdo Dewey de Justified a quien el año pasado le di un premio al peor vestuario) en el mejor papel de transexual que he visto.

26/9/16

El hombre de las mil caras

-Te estoy diciendo la verdad.
-Para eso hace falta mucha práctica. Y a ti te falta.
Paesa y Roldán. La cuestión no es que fueran dos corruptos de mucho cuidado. La cuestión es que, en 30 años, el problema no ha hecho más qué crecer. Los políticos no han tomado ninguna medida para atajarlo. Claro, ¿para qué atajarlo si son los principales beneficiarios? Algunos se quedan en la cuneta, obviamente.
Esta es la historia de un ganador y de muchos perdedores. Alberto Rodríguez construye muy bien su historia, presentando personajes y mostrando sus relaciones. Quién es quién y cómo todos engañan a todos.
Creo que ese afán de claridad perjudica el ritmo en alguna ocasión. Pero es una historia muy bien planificada, muy elegante y con una unidad de estilo llamativa. No crea una atmósfera tan intensa como en La isla mínima, pero sí nos absorbe para llevarnos a ese mundo de pisos de lujo, pisos francos, despachos ministeriales, bancos, aeropuertos y suciedad moral.
Flipé con la sobrina de Paesa.

25/9/16

Florence Foster Jenkins

Florence Foster Jenkins es una ricachona filántropa amante de la música que se considera a sí misma una gran soprano. Y es una cantante horrible. Su marido la apoya en todo con tal de verla feliz. Por ejemplo, en los conciertos, todo el público estaba pagado para que aplaudiese.
Y Meryl Strep, una vez más, está descomunal. Y qué bien la apoya Hugh Grant. Y al piano Simon Helberg alucina con todo el montaje pero, en fin, le pagan muy bien. Vaya caretos que pone.
Es una delicia ver cómo interpretan toda esa afectación, ese esnobismo, ese despliegue egoísta de vanagloria. Cómica, burlona y, a la vez, muy triste. El retrato de esa patética mujer, su bondad, su ingenuidad, su estupidez.
Uno de esos personajes tan absurdos que sólo puede basarse en la realidad. Su historia es tan conmovedora como majadera. Y el mundo de la música tan elevado en sus aspiraciones como mezquino en su práctica.

24/9/16

Los siete magníficos

¿Ves? Este remake es un buen remake. La diferencia entre Los 7 magníficos de Fuqua y el Ben-Hur de Bekmambetov, es que Fuqua sabe hacer algo más que cortar, pegar, eliminar.
Fuqua respeta la historia y la reimagina. Tiene muchas influencias de Peckinpah (esa ametralladora), Tarantino (ese cazarrecompensas autorizado) y Sergio Leone (esa tensión prolongada de los duelos).
Sturges reimaginó correctamente Los 7 samurais de Kurosawa y nadie se quejó de ello. Era un homenaje y una reinterpretación. Fuqua hace lo mismo sin salir del western.
Hay una buena presentación de los 7, diálogos divertidos e ingeniosos y una planificación muy esmerada. Sí, vale, le sobran muchos minutos a la pelea final.
Muy bien Denzel Washington, Chris Pratt y Ethan HawkeD’Onofrio un poco pasado de vueltas pero es un personaje rarito que lo exige.
-Así que usted quiere venganza.
-Quiero justicia. Como debe de ser. Pero la venganza me vale.

23/9/16

Al margen (206)

1. Blindspot es lo que es. Acción, capítulos procedimentales, una subtrama de largo recorrido. Pero tiene alicientes. Y la aparición de Archie Panjabi en el 2x01 es otro incentivo más. Parece que la tendremos durante toda la temporada.
2. El tráiler de Crisis in Six Scenes, la serie de Woody Allen tiene una pinta impresionante. Ya falta poquito.
3. Mary Elizabeth Winstead ficha por Fargo. Me parece una buena incorporación. Ya ha demostrado en Calle Cloverfield 10 y en BrainDead que tiene tablas para moverse con soltura en esa línea marciana entre comedia/drama/absurdo/realismo.
4. TVE ha renovado El Ministerio del Tiempo. Y, al parecer, aportan más presupuesto para que la cosa sea vistosa. De momento una temporada más. Luego ya se verá.
5. El spin-off de The Good Wife está en marcha y la secretaria de Diane será Marissa, la hija de Eli. Parece que se convertirá en la nueva investigadora. Ya dije que me encantaba esa chica.

21/9/16

Ice Fantasy 1x01

Esta es la respuesta china a Juego de Tronos. Había leído cosas y ya no aguantaba más la curiosidad.
Difícilmente se puede ser más hortera. Un pastiche kitsch de inmensas proporciones, unos efectos especiales vergonzosos, unas interpretaciones lamentables, unos colorines estridentes…
El problema es que podría convertirse en una serie adictiva a poco que uno se deje llevar. Es tan mala que no puedes dejar de verla, te tienta a comprobar qué nueva majadería vendrá a continuación.
Uno podría pensar que, después de un capítulo, habrían cancelado la serie y que sus responsables habrían sido deportados. Y resulta que lleva más de 60 capítulos.
Hay que verlo para creerlo porque si te digo que hay unos elfos bailando vals, no me creerías. Y los hay. Que sí, de verdad que los hay.
No he visto peor gusto estético en toda mi vida.
Por favor: que alguien mate a la sirena.