28/8/16

Heidi

-¡Por todas mis cabras juntas!
Bastante buena, la verdad. Mucho mejor de lo que esperaba.
Bruno Ganz es el abuelo, un hombre de carácter fuerte con una impresionante intensidad. Pedro es un pastor rudo, un niño bien elegido con su cara de brutico.
Lo mejor de la peli es que, aun siendo tierna y dulce como corresponde, se intenta erradicar la ñoñería y apuesta por la crítica social del clasismo, por el contraste entre la futilidad de tantas costumbres urbanas y la sencilla aspereza y necesidades del mundo rural (sin idealizarlo), por profundizar en el desarraigo, la orfandad…
Muy divertida la primera comida con la señorita Rottenmeier y Clara despiporrándose desde su silla de ruedas. Y la contrapartida, cuando Heidi enseña a Clara cómo se come en el campo, sin cubiertos. Muy majete el mayordomo, la criada que pimpla… Cuidan a los personajes secundarios y los definen bien con unos pocos detalles.
Y, claro, están todos esos paisajes de los Alpes suizos.

27/8/16

Café Society

-Evitemos perfumarnos de nepotismo.
Hay cosas que no me gustan y cosas que me gustan mucho.
No me gusta que pasen tantas cosas tan deprisa. No me gusta que haya tantos personajes. Los secundarios apenas están definidos o son una mera excusa para introducir tramas que no llevan a ninguna parte. No me gusta la arritmia que todo ello conlleva
Pero aisladamente, aquí y allí, hay escenas magníficas.
Me encanta ese diálogo entre el chico que paga a una prostituta por primera vez y la prostituta que también presta servicio por primera vez. Delirante. Me encanta también ese diálogo sobre la muerte desde una óptica, evidentemente, judía.
-Yo no tengo miedo a morir.
-Porque eres tan estúpido que no te das cuenta de todas las implicaciones.
Me gustan cosas que hace con la cámara y que creo que Woody Allen no había hecho antes. Me gusta esa escena que, repentinamente, queda a la luz de las velas. Me gusta ese matrimonio trasunto de Scott y Zelda Fitzgerald.
Irregular. Hace mucho que Allen es irregular. Es una película agradable pero efímera, tan efímera como su concepción del amor. El amor dura un instante y luego se va.
-Primero asesino y ahora se hace cristiano. No sé qué es peor.

26/8/16

Al margen (202)

1. ¿Denis Villeneuve dirigiendo una película de ciencia-ficción? Pues sí. Se titula La llegada y, desde ya, pasa a ocupar las primeras posiciones en mi lista de lo que no me puedo perder. Y con Amy Adams, Jeremy Renner y Forest Whitaker.
2. Un spin-off de El gran Lebowski a partir de Jesús Quintana, el personaje que interpretaba John Turturro. Él mismo se encarga de dirigir. Suena muy raro. Suena a usar un personaje para luego alejare lo más posible de la peli original.
3. Stranger Things sigue sin estar renovada. Los creadores dicen que la renovación está asegurada. Pero lo dicen insistentemente, día sí y día también. Y cuentan que tienen ideas para la segunda temporada. Como si no se las hubieran pedido quienes deben hacerlo.

24/8/16

45 años

-Ya verás cómo corren las lágrimas.
Kate y Geoff se preparan para celebrar el 45 aniversario de su boda. Llega una carta. En un glaciar suizo han encontrado el cadáver de una mujer a la que Geoff conoció hace más de 50 años.
Y comienzan a brotar sentimientos y confidencias que nunca se habían dicho. La sombra de Katya amenaza con destruir 45 años de matrimonio. Pobrecillos, tan burgueses como sólo pueden serlo los progres.
Excesivamente literaria para mi gusto. Pero la ventaja es que, esa clase de diálogos exigen buenos actores capaces de darles forma. Charlotte Rampling y Tom Courtenay están espléndidos.
Me gusta esa escena del desván, cuando ella se dispone a subir las escaleras y el perro ladra, como si le advirtiera de lo mismo que piensa el espectador: no remuevas el pasado.
Una película sobre la necesidad de comenzar de cero. Mañana será otro día y reiniciaremos la vida, encontraremos un objetivo.
Pero las dudas…
-Es extraño cómo olvidamos las cosas que nos hacen felices.

23/8/16

Almas en la hoguera

Esta película estaba entre las favoritas de Miyazaki. Lo entiendo. Va mucho con sus temas. Aviones de guerra, liderazgo, maduración. Además leí que era una de las que Rian Johnson había obligado a ver a los protagonistas de Star Wars VIII. Con dos recomendaciones así tenía que verla.
Desde un punto de vista estrictamente cinematográfico me parece una película menor por sus excesos discursivos. El director descarga casi todo el peso sobre Gregory Peck, confiando en que su buen hacer arrastre con todo y aguante tantas palabras de un guión más teatral que visual. Y lo hace. El hombre que tiene que convertir en héroes suicidas a jóvenes chavalillos. Hasta que él mismo descubre que tiene sus propias debilidades.
Hay algunos movimientos atrevidos de cámara para su época, pero lo más destacado es el combate aéreo del final. Son imágenes reales, con grabaciones de los propios aviadores americanos y alemanes.

22/8/16

Nunca apagues la luz

Quienes hemos visto Doctor Who conocemos una variante similar: los Ángeles Llorosos. Estatuas de piedra que se mueven cuando no las miras. Un parpadeo y están más cerca.
Aquí, el monstruo, se llama Diana y se mueve cuando no hay luz, entre las sombras, los resquicios de las penumbras. Enciendes la luz y desaparece. Hasta que la vuelves a apagar. Así que mejor no la apagues. Nunca.
Peli de terror pequeña en metraje, sin excesivas ambiciones pero eficaz en sus sustos y en el desarrollo. Trama y personajes se desenvuelven correctamente. Ese ir al grano, sin prolongar las cosas en exceso, es una virtud que le sienta bastante bien.
A partir de cierto momento sabes cuál será el final, pero creo que no importa. La tensión está conseguida y Maria Bello y Teresa Palmer desempeñan su labor con solvencia.

21/8/16

Peter y el dragón

En ocasiones me he sentido tentado a escribir una crítica-plantilla. Una crítica que sirva para muchas de las pelis Disney. Que estrenan Peter y el dragón, pues yo pondría un enlace a la crítica-plantilla y tiempo que ahorro.
Pelis bonitas, tiernas, sentimentales, pensadas para público infantil, sin ningún fondo, con mucho buen rollo, haz lo que te diga el corazón, vamos a ser todos buenos, ecológicos, muy ecológicos y a llevarnos bien, el mundo es bonito… Todas esas memeces.
Pero claro, no sería honrado porque siempre se acentúa un elemento, hay alguna variante. En esta ocasión, por ejemplo, si hubiese habido otra escena de caricias en el hocico, habría vomitado.
Viene a ser una especie de El libro de la selva en plan moñas. O como Mi amigo el gigante sin la sabiduría de Spielberg.
Así que dices: ¿qué carajo hacen aquí Robert Redford, Bryce Dallas Howard y Karl Urban?
Pues hacerla soportable. Los personajes son simplones pero al menos ellos logran darles algún matiz.
Para público infantil seguro que funciona y, hale, a vender peluches del dragón Elliot.