18/10/17

Mindhunter. Temporada 1

-Por favor: moléstenos.
Los inicios de la aplicación de la psicología en el FBI. Buena serie, interesante. Buenos personajes, buenos diálogos.
1977. El mundo cambió. Los delincuentes dejaron de ser atracadores. Empezaron a aparecer psicópatas, asesinos en serie, monstruos. ¿Por qué? Esa era la gran pregunta que había que responder.
Bill y Holden. Dos agentes del FBI. Estudian psicología, enseñan psicología, viajan de pueblo en pueblo, explican comportamiento criminal y entrevistan a asesinos secuenciales. Ellos inventarán lo de asesino en serie. Y en el FBI dicen: ¿quiénes son estos bichos raros? Hasta que sus teorías empiezan a funcionar.
Tiene escenas crudas, claro. Y escuchar cómo los psicópatas cuentan sus depravaciones exige cierto estómago. Alucinante el muy educado, simpático y extremadamente perturbado asesino de las colegialas.
Mejor escena. 1x04. Bill, Holden y Wendy bajan en silencio en el ascensor. En silencio. Y una sonrisa al final.
Me parece muy bien tratada la idea de entender al criminal, pensar como él. Conviene no pasarse en esa comprensión porque tiene un precio inevitable. Lo mejor de la serie es esa evolución de Holden.
-¿Cómo se puede llegar a presidente de los USA siendo un sociópata?
-La pregunta es: ¿cómo llegas a presidente sin serlo?
Volver a encontrarse a Anna Torv es un valor añadido.

16/10/17

Zombielars. Temporada 1

-Cada vez se está poniendo peor lo de ser extraño.
Y cada vez que pienso en lo que Disney habría hecho con una idea como ésta, se me ponen los pelos de punta. Pero es una serie noruega de 13 episodios y sólo 15 minutos de duración por capítulo.
Lars es medio zombie. Los niños se divierten tirándole desde el tejado y hasta la directora le atropella con el coche para divertirse. Pero Lars hará amistad con una tímida ninja invisible, una bruja que quiere ser buena y hasta un chico normal. Una amistad que muchos tratarán de evitar.
No me gusta su excesiva, en ocasiones, intención didáctica dirigida a niños y tampoco que se olvide de algún personaje interesante (el limpiador del colegio). Pero tiene cosas buenas: reflexiones interesantes sobre el mundo adulto (ese médico desengañado por el amor), la relación madre e hijo, la combinación de drama y comedia, algunas ocurrencias graciosas (el álbum de fotos del padre de Anna)…
Cuidado con el amor: puede hacerte vivir.
-La vida es peligrosa. La vida es cien por cien mortal.
Y te deja con ganas de ver la segunda temporada, de saber algo más sobre la mitología de ese mundo, sobre Detroit ciudad-zombie, sobre qué va a pasar con estos chicos. Resumiendo: a los niños les enganchará, los adultos la encontrarán sugerente.

15/10/17

El muñeco de nieve

Jo Nesbo vuelve loquita a mucha gente. A mí no tanto. Sus novelas están bien hasta que llega un momento en que se vuelven excesivamente rocambolescas, retorcimientos innecesarios.
Pensé que una película podía mejorar notablemente el texto original al aligerarlo de trama, al enfrentarse a la obligada necesidad por ir a lo esencial.
Y, claro, el guión condensa la historia pero entones, lo que queda, es bien simple: una película de suspense del montón. Hay tropecientas así. Cada semana.
La otra posibilidad para hacer algo estimable pasaba por la dirección. Pero tampoco es que se hayan herniado mucho. Es lo que es: una de polis y asesinos que te entretiene en un nivel decente, pero muy prescindible. A veces me da la sensación de que han querido buscar el éxito mediante la presentación de muertes muy terribles y espeluznantes. Pero eso no es suficiente.
Ahí reside el problema: demasiado prescindible. Y eso es un error grave teniendo en cuenta que el reparto es notable y las interpretaciones solventes.

14/10/17

La suerte de los Logan

Soderbergh nos presentó a un grupo de ladrones elegantes, astutos y con todo bajo control en Ocean’s Eleven. Ladrones de guante blanco, exquisitos. Ahora toma la otra cara de la moneda: unos paletos tirando a cortos de luces que intentarán hacerse con una buena pasta durante una carrera de coches.
El resultado es el mismo: divertido, entretenido, sin especiales alardes pero ejecutado con una buena planificación, buenos diálogos y un estupendo tratamiento del color.
No es un gran peliculón pero es una de esas pelis que te apetece ver, una peli de las de siempre, contada con buen ritmo, con personajes entrañables y muy consciente de lo que es el cine.
Aparecen ambientes que posibilitan una amplia presentación de personajes, un universo bien configurado: las carreras de coches, la peluquería, la cárcel, el concurso de talentos para niñas…
Hay un reparto poblado de caras conocidas aunque desempeñen pequeños papeles pero que está muy bien elegido.
Muy disfrutable.
Es también la enésima película dirigida por Soderbergh tras la enésima declaración de que no volverá a dirigir películas.
_______________
Por cierto: hoy es la ascensión según The Leftovers. Un buen momento para que te pongas a fumar como un carretero, para dar caza alguien y ver si resucita o para que te sumas en alguna forma rara de depresión. Lo que quieras para tratar de lidiar con el sentido de pérdida.

13/10/17

Al margen (257)

1. Ahora van y reestrenan en los cines Blade Runner (1982). Serán burros.
2. Sylvester Stallone vuelve a ponerse tras las cámaras para dirigir Creed 2. A mí no me desagrada cómo dirige. Y el guión de Creed no estuvo mal del todo. Igual hasta sale una peli decente de boxeo.
3. A Martin Scorsese no le gusta Rotten Tomatoes porque dice que es dañino para directores serios. Yo creo es dañino para películas pretenciosas. Y, de todos modos, está demostrado que no hay ninguna relación entre crítica y taquilla.
4. James Cameron, no se sabe por qué, la ha tomado con Patty Jenkins. Obviamente a Patty Jenkins le da igual lo que Cameron diga porque no es que sea muy fiable. Pero un detalle: ¿se da cuenta Cameron de que Wonder Woman se hizo con 149 millones y él cuenta con 1.000 millones para su próximo Avatar? Ojo, Cameron. Ya te puede salir algo bueno.

8/10/17

La montaña entre nosotros

Hany Abu-Assad aterrizó en Estados Unidos y realizó esta película, tan mala como Idol. El problema es que ahora no habla sobre palestinos y entonces ya no hay porque respetarla. Y los mismos críticos que se deshicieron en elogios con la mema Idol (sí, sí, búscalo, ya verás cómo son los mismos), ya no tienen que guardar las formas porque ahora se trata de Idris Elba y Kate Winslet y América y dinero americano.
Pero ambas siguen siendo pésimas. Si tienes el corazón hecho a prueba de romanticismos y dulzores ni te acerques. Pero es que aunque te guste lo romántico tampoco deberías hacerlo.
La película es una sucesión de clichés, de situaciones inverosímiles, de forzar los momentos para que el guión (nulo) pueda seguir adelante.
Abu-Assad debería volver a su país, rodar esto mismo, plano por plano, con un judío y una palestina (o a la inversa) y ya vería como los críticos vuelven a enamorarse de él.

7/10/17

Blader Runner 2049

-¿Por qué querría alguien tener un árbol muerto?
La crítica americana se excedió de nuevo al calificarla de obra maestra. Pero hay que reconocer que es una gran película. Yo me conformaba con que no fuese una chapuza y resultó ser mucho más de lo que me esperaba.
Villeneuve vuelve a demostrar su enorme fuerza visual, la potencia de su planificación, lo impactante de su puesta en escena. Hay secuencias realmente hipnóticas.
La película original a mucha gente le pareció lenta. Yo nunca la vi así. Me pareció un tempo muy adecuado a lo que se quería contar. Esa languidez indolente era precisa y adecuada. La nueva Blade Runner trata de seguir ese tono, pero a veces sí es lenta. Sólo a veces, porque sí que engancha. Pero si esperas sopapos incesantes debes saber que no hay muchos (relativamente) en las 2 horas y 45 minutos. Ahí sí se le ha ido la mano.
Ana de Armas se ha apoderado de un papel que es un joyita, la compañera holo-virtual de Ryan Gosling. Y ella lo interpreta muy bien, construye una Joi interesante y con mucha presencia.
Villeneuve añade más elementos de debate más allá de la ingeniería genética. Más elementos pero no más profundidad ni más poder de sugerencia. Por eso no es una obra maestra. Sí acierta en lo que es, para mí, lo mejor: a la búsqueda de Rick Deckard se le añade otra investigación en paralelo que da mucho juego. La búsqueda de Deckard se transforma, en realidad, en la búsqueda del alma, el deseo de ser algo más que esclavos.
Mi escena favorita: la entrevista con la creadora de recuerdos.
Temí que destrozaran Blade Runner y temí que Villeneuve se llevara su primer batacazo. Pero no. Es muy satisfactoria. La música trata de emular la de Vangelis y ahí sí que no hay nada que hacer. La diferencia entre un unicornio y un caballo.
Y además está Robin Wright.