18/3/19

El niño que pudo ser rey


El problema de Percy Jackson era que, en una muestra de ignorancia, ombliguismo e incapacidad para entender otras culturas, se pretendía trasladar la mitología griega al Estados Unidos moderno. Como meter a Mary Poppins en Juego de Tronos para que eduque a los Lannister.
En esta ocasión se trata de revivir el mito artúrico. De actualizarlo en su sitio. Supongo que, sólo por eso, funciona ya mucho mejor. Tiene el aroma, la esencia, la perspectiva y los responsables tienen claro lo que quieren.
Tienen claro que en este mundo de hoy no hay líderes y que se necesita uno. Morgana ha estado esperando este momento para alzarse, apoderarse de Excalibur y dominar el mundo. Pero un chaval llamado Alex encuentra Excalibur primero.
No abusa de paralelismos, se salta la literalidad de modo inteligente (las leyendas son leyendas, tú escribe la tuya) y logran una película para pre-adolescentes bastante interesante, sugerente y divertida.
Rebecca Ferguson como Morgana y Patrick Stewart como el viejo Merlín son los adultos principales del film. El que me ha gustado mucho ha sido el joven Merlín, Angus Imrie, que me parece muy inspirado en Doctor Who. Creo que sería un buen Doctor Who algún día. Con su camiseta de Led Zeppelin.
Una aventura bastante decente.

17/3/19

El Gordo y el Flaco


-Palacio de invierno de San Petersburgo. Eso es palacio. El Buckingham es pequeña caseta de perro.
1937. Stan y Ollie. El Gordo y el Flaco. Arrasan con sus películas cómicas y están tratando de que les aumenten el sueldo. 1953. Su salud no es muy buena, están de capa caída y hacen giras teatrales en Inglaterra para ver si pueden sacar una nueva película.
Y como ocurre tantas veces, la vida de un cómico tiene un poso de tristeza. Es así. Dos amigos, en las horas bajas de la vida, que tratan de convertir los males en comicidad para otros. Hay escenas que duelen: la negativa a una nueva película, no tener dinero para comprar una joya a su esposa…
Pero quizá lo interesante de esto es la idea de que son amigos. Una amistad con muchos altibajos. Una amistad muy complicada. Pero es la esencia de la película, la percepción de que en la amistad no hay lógica ni razón, sólo un sentimiento de compatibilidad.
En el hilo conductor de esa gira final vamos encontrando sus motivos, sus vidas fuera de los escenarios, su normalidad y su locura. Y también vemos cómo forjaron la base de muchos gags que luego se imitarán hasta la saciedad.
Elegir ese momento (el adiós al gordo y el flaco) es también un adiós a una etapa del cine. Hay una nostalgia por la simplicidad de que aquel cine. El momento en que el mundo se volvió más retorcido y perdió su ingenuidad.
Muy buenas interpretaciones de Steve Coogan y John C. Reilly. Y ojo con las esposas, Shirley Henderson y Nina Arianda, porque tienen algunos choques verbales también muy interesantes.

16/3/19

Mirai, mi hermana pequeña


-Debes decirme quién eres.
-Soy el hijo de mamá. El hijo de papá.
Kun acaba de tener una hermanita: Mirai. Está dispuesto a cuidarla, pero Kun siente que sus padres ya no le prestan atención. Los padres, por su parte, se encuentran desbordados. Pocos días después toda la familia está crispada. Entonces Kun se encuentra con una Mirai del futuro. Y después…
Mamoru Hosoda demuestra una vez más el buen ojo que tiene para los detalles, las pequeñas anécdotas, la percepción de lo sencillo que se vuelve universal. Esta vez se centra en la infancia, pero no descuida a los adultos. Es un retorno a Wolf Children desde otra perspectiva.
Jugar con la hermanita, montar en bici sin ruedas, ordenar la habitación, perderse en una estación… Cosas que todo el mundo hace y que a través de Hosoda alcanzan un carácter biográfico, histórico, casi épico. Kun empezará a formar su carácter a valorar a sus antepasados, a entender la importancia de la familia.
La secuencia del andén a la Tierra Solitaria es alucinante, mágica, terrorífica. De lo mejor que he visto este año. Qué bien dibujada, qué planificación tan potente. Más sobrecogedora que cualquier peli de terror.
No me ha gustado tanto como otras pelis del director. Su simbolismo es menos fuerte. Pero a pesar de ello sigue siendo de un gran nivel, una delicia, con dibujos maravillosos e ideas muy sugerentes.

15/3/19

Al margen (329)


1. Ya imaginaba que Whiskey Cavalier no mantendría el nivel del primer capítulo. El segundo no es malo, pero está lejos de la brillantez del primero. Me temo que a partir de ahora entrará en una fase mucho más convencional.
2. Jane Fonda dice que hay que gastar lo mismo en conservar películas que en hacerlas. No sé si la literalidad es precisa, pero sí sé que, si viéramos más cine antiguo, a muchos se les caerían los esquemas. Y dirían menos tonterías.
3. Movistar+ ha puesto en marcha Paraíso. Al parecer es un Stranger Things a la española. Esto me da miedo porque ellos mismos hacen la comparación y luego dicen que es otra cosa. Plagiamos pero somos originales.
4. Al fin algo que necesitaba oír: la historia de la familia Skywalker acabará en el episodio 9 de Star Wars. Eso dice Oscar Isaac y espero que sea así. Porque La Guerra de las Galaxias se ha convertido, con el paso de la saga, en una simple riña familiar.

14/3/19

Triple frontera


El señor Lorea es un narcotraficante que se oculta en la triple frontera entre Paraguay, Brasil y Argentina. Un lugar privilegiado para hacer chanchullos. Hasta allí llegan furgones cargados de dinero. Cinco ex-combatientes americanos saben dónde está Lorea y planean llevarse el dinero. Una operación que no es del todo legal. Y si se empeñan pueden hacerlo un poco más ilegal todavía.
Extraña. Desde luego no es la clásica peli de atracos al uso. En cierto modo tiene más de aventura que de atracos, con esa huida a través de ríos, bosques y montañas. Además ocurren cosas inesperadas, arriesgándose con decisiones que pocos se atreverían a tomar.
En ese sentido me gusta porque no te da lo que esperas. Sin embargo habría sido mejor ir al grano en un género. La introducción, hasta que comienza el atraco, es larguísima y no aporta gran cosa. Luego debe compaginar el atraco y la aventura, que parecen descompensados. Y, finalmente, ya que da el paso en la dirección del drama debería tener más fuerza en los planteamientos.
Bien rodada y planificada, otra película de Netflix de presupuesto medio al que le sacan mucho partido. Más llamativo aún si tenemos en cuenta que Ben Affleck, Oscar Isaac y Charlie Hunnam encabezan el reparto.

12/3/19

Terminal


La estética por encima de todo. Una planificación cuidadísima y un trabajo de fotografía imponente.
Si hubiese tenido argumento (o algún sentido) habría sido una buena película.
Dos sicarios reciben el encargo de matar a alguien. Una mujer es la intermediaria con el empleador.
Pocos personajes, pocos escenarios. Margot Robbie es la protagonista principal, un personaje misterioso que desvelará al final, deprisa y corriendo, unos cuantos secretos sobre sí misma. No lo hace ni bien ni mal porque de verdad que la trama no da para mucho. Simon Pegg y Mike Myers están ahí en papeles no cómicos.
Es evidente que una gran parte de lo que se cuenta es absolutamente superfluo, innecesario. Está claro que el propósito era convertir una idea cortita en un largometraje de hora y media, así que se estira con elementos caprichosos. También hay diálogos malísimos.
Pero muy bonita, oye.

10/3/19

Mula


Si hace poco Robert Redford nos ofrecía la historia real de un octogenario delincuente, ahora Clint Eastwood hace lo propio. Merece la pena compararlas por los distintos enfoques. La primera mostraba el misterio del personaje, la segunda las razones. Supongo que la gente no valora la de Redofrd porque quiere que le expliquen todo, pero ambas me gustan cada una en su muy diferente estilo.
Aunque, claro, Clint sólo hay uno. Un horticultor que vende flores en su camioneta y a quien internet le está hundiendo. Jamás le han puesto una multa. El tipo ideal para que, en vez de transportar flores, transporte droga.
Y Clint Eastwood hace eso que sabe hacer tan bien: describir la relación del personaje principal con los secundarios. Con su esposa, hija, nieta, amigos, narcotraficantes. Todos le ven de un modo diferente.
Muy buena esa escena en que explica por qué ama las flores y su esposa le replica que la familia era exactamente lo mismo pero no puso el mismo empeño. En realidad hay muchas de esas escenas, intimistas, que desarrollan magníficamente el carácter de los personajes.
También está ese humor en medio del drama (los teléfonos móviles, la chica motera…).
Le falta algo para estar a la altura de sus mejores películas. O, mejor dicho, le sobra metraje. En su tramo central quiere aportar más tensión prolongando los conflictos en los viajes y no lo logra. Es más interesante en los conflictos familiares.
Es entretenida y está bien realizada pero ahí está la cosa: de Clint Eastwood esperamos más fuerza dramática, un fondo más contundente.
En cualquier caso, viendo el reparto del que se rodea, está claro que cualquier actor o actriz de Hollywood se pone a sus pies para lo que él diga.