31/12/11

Película del año

Este año no hay duda. En años anteriores buscaba una película que me hubiese sorprendido y que no tenía por qué ser la mejor. Pero en 2011 esa disociación no existe. La que me sorprendió es la mejor.
El árbol de la vida.
Ya sabes que me dejó casi sin palabras.
Imagino que  no le darán el Oscar. Imagino que no le darán muchos premios (alguno sí). Imagino que los sesudos críticos que no le vieron sentido siguen sin comprender su vitalismo. Porque la vida, antes que ser pensada, es vivida.
Sí. El árbol de la vida va a estar mucho tiempo sorprendiéndome en la memoria. Y el día 11 de enero volveré a disfrutarla en DVD.
Tengo a David W. Griffith en un alto pedestal porque fue el configurador del lenguaje cinematográfico. El tío que dijo: El cine se hace así. Pero cuando alguien rompe los moldes de ese lenguaje y dice: yo lo hago como me da la gana, entonces, me quito el sombrero.
Y, encima, con contenido, con tantas y tantas formas de interpretarlo...

29/12/11

Drive

Muy buena película.
Innecesariamente bestia, pero muy buena película.
Demasiada cámara lenta, pero muy buena película.
Si no hubiese sido tan bestia y si no hubiese abusado de la cámara lenta, habría sido aún mejor.
Ryan Gosling, Carey Mulligan, Bryan Cranston y Ron Perlman. Y, además, una maravillosa banda sonora minimalista y envolvente.
El prota (no sabremos su nombre) es un tío que trabaja en un garaje. También se saca un dinerillo extra conduciendo como especialista en películas. Y otro dinerillo extra como chófer en atracos. Pero es un buen chico. Y como es un buen chico decide hacer lo correcto y las cosas se le complican.
Hay muchas secuencias brillantes. La de apertura; la de Ryan Gosling y Carey Mulligan mirándose en silencio, él junto a la ventana, ella en pie al lado; la del ascensor...
Una película en la que todos salen perdiendo excepto el espectador.
Ya lo he decidido. A los Reyes Magos voy a pedirles una chupa blanca con un gran escorpión amarillo en la espalda que progresivamente irá manchándose de sangre.

28/12/11

Downton Abbey. Especial navideño

Y ya estamos en 1920. Han pasado 8 años por la serie. Sospecho que, eso precisamente, es lo que muchos la critican. Bueno, yo también critico eso un poco.
Los especiales navideños suelen ser paréntesis dentro de una serie. Capítulos sin especial relevancia que no afectan al contenido de la trama general. Pero este no es el caso. Pasan muchas cosas en este especial navideño. Muchas cosas decisivas en el matrimonio Bates (Anna y John), los más majos, los más sufridores. Muchas cosas decisivas en el triángulo Mary Crawley, Richard Carlisle, Matthew Crawley. Y, aunque no hayamos visto nada acerca de la vida en Irlanda de Sybil Crawley y Tom Branson, algo importante les va a insertar de nuevo en Downton Abbey.
Esta vez me quedo con una frase de Anna:
-Se ve que conoces bien a los hombres.
-Y también a las mujeres.
Y vaya que es así.
Aunque hay que citar alguna de Maggie Smith, por supuesto:
-Lady Grantham, dudo que volvamos a encontrarnos.
-¿Me lo promete?

27/12/11

Inmortals

Después de haber presenciado, total o parcialmente, atentados a la mitología e historia griega y romana, tan flagrantes como Troya, Alejandro Magno, 300, Furia de Titanes o Espartacus: sangre y arena, esperaba algo mejor de Tarsem. Se deja ver, pero poco más.
No es para tirar cohetes porque no acaban de dar con el enfoque que exige el mito. Tarsem se acerca un poco en algunos momentos.
Hay un argumento que no consiste, simplemente, en ir apilando cadáveres. Bueno, al final, sí. Pero sólo los últimos 20 minutos. Y la batalla, cuerpo a cuerpo, sudorosa, pegajosa, con una cámara tranquila, deja ver con nitidez la coreografía de la muerte. Incluso el ralentí para la pelea entre dioses y titanes tiene sentido para reseñar la velocidad a la que se mueven.
Luego hay muchas idas de la olla y personajes poco perfilados y decisiones apresuradas sin mucho sentido.
Entretenida. Sin embargo, ya se sabe que de lo entretenido a lo inolvidable hay un buen trecho.

26/12/11

No tengas miedo a la oscuridad

Todos los tópicos del género. Uno detrás de otro.
Padres divorciados, la niña va con el padre y la madrastra, caserón antiguo, voces misteriosas, a la niña no le hace caso ni Rita, antes que creerla llaman a un psiquiatra...
Katie Holmes y Guy Pearce que se sacan un dinerillo extra para superar la cuesta de enero. Guy Pearce, que suele ser un tío solvente y con recursos, aquí está totalmente plano.
Y como lleva el nombre de Guillermo del Toro en la parte de producción consiguen colarla. Los bichejos estaban bien, la verdad. Pero nada más. Una variación pobrísima de Gremlins.
Se ve que en las fechas de Navidad compensa estrenar cualquier cosa.

25/12/11

El Cascanueces 3D

Consigue impactarte para mal. Impacto en plan: Esto a qué viene, estos tíos dónde van a parar.
Al principio me pareció simple y llanamente infantil. Albert Einstein regala a su sobrina Mary un Cascanueces que, durante la noche, cobra vida. La imaginación y los sueños de ella parecen hacerse realidad. Una temática previsible, con claras influencias de El mago de Oz como fábula de crecimiento.
Pero, de pronto, el Cascanueces se convierte en niño y aparece una doble lectura. Por un lado la trama infantil en la que las ratas quieren destruir los juguetes de los niños. Y un lectura paralela: la reconversión de las ratas en el ejército nazi que invade Viena. La fábrica de humo en la que se queman los juguetes (Toy Story 3) son las cámaras de gas.
Un poquito alarmante. Y es que los juegos de los adultos siguen siendo sólo juegos. Pero sin la parte de diversión. Juegos egocéntricos y serios que apenas tienen sentido.
Provoca extrañeza. El problema es que introducir la doble lectura, introducir a los nazis, es meterse en un berenjenal del que es muy difícil salir.
Muy discreta.

24/12/11

Rare Exports: Un cuento gambierro de Navidad

Vaya peli siniestra y sorprendente.
Sorprende su ambientación, en algún pueblo perdido al norte de Finlandia.
Sorprende su guión, uno de esos imprevisibles que nunca sabes por dónde va a tirar.
Sorprende su planteamiento, un ancestral Santa Claus surgido de los hielos para asesinar a niños.
Todo parece un poco ingenuo hasta que empieza a tener algunos detalles perversos, descerebrados e incluso gore. Y cuando crees que la peli ha finalizado y te planteas qué diablos has estado viendo, aparece esa escena de surrealismo puro y duro que justifica el título, más descolocante que cualquier cosa que has visto antes.
No sé qué clase de alcohol se meten en Finlandia, pero provoca unas pesadillas brutales.

23/12/11

Terra Nova. Primera temporada

Si pensamos en una serie potente, tipo Breaking Bad, Sherlock o The Good Wife, por mencionar tres cosas distintas, Terra Nova no tiene cabida.
Hay que bajar a la segunda división, al mero entretenimiento para ser contemplado con encefalograma plano tipo Bones, Supernatural o Raising Hope, por mencionar otras tres distintas. Es con esto con lo que hay que comparar.
Terra Nova es mejor que Falling Skies. Menos mal. Al menos, los capítulos autoconclusivos, tienen suspense o una buena persecución o un dinosaurio que la lía. Algo. Es mejor no preguntarse mucho por algunas situaciones pero se deja ver. En ambas series, las familias protagonistas dan bastante repelús.
La alargada sombra de Lost  (los Sixters como los Otros, la entrada y salida a 2149, las disensiones internas) se ve acentuada en el último capítulo con la proa de ese barco del siglo XVIII.
Así que la temporada termina con un capítulo decente que cierra un arco y abre nuevos misterios. Se puede seguir. Ahora bien. Si no hay segunda temporada, es probable que nadie se acuerde de reclamarla.
Que Lucas siga vivo después de dos balazos no tiene justificación. Que Kara muriese de un modo tan tonto tampoco. Pero ya he dicho que no debería hacer preguntas.


22/12/11

Maktub

Maktub: el destino, lo que tiene que ser.
Peli con corazoncito, sin muchas aspiraciones cinematográficas, pero rebosante de buenos sentimientos e intenciones.
De Diego Peretti ya he visto unas cuantas. Unas me gustan, otras no. Pero él siempre me gusta. El tipo normal y corriente alucinado porque la vida le contraría. Luego está un reparto español de actrices bastante conocidas: Aitana Sánchez Gijón, Goya Toledo, Mariví Bilbao, Amparo Baró, Rosa María Sardá... Y, para aquellos que seguimos aferrados a Lost, la sorpresa, la gran guinda del pastel: Jorge García.
Hay cosas en la vida que crees que nunca te las volverás a encontrar. Pero te las vuelves a encontrar. Esperanza. El milagro. Maktub no deja de ser, a su manera, una actualización de La gran familia y aquellas pelis de los 60. Para reír con unas gansadas, llorar con el artificio sentimental y salir pensando que quizá, mira tú por dónde, después de todo, quizá sí puedas ser mejor persona.
Y presta atención a la última escena tras los títulos de crédito porque es graciosísima. Y entiendes que el sobrino salió a su tía.

19/12/11

The Artist

Si te gusta el cine te gustará The Artist.
Quiero decir el buen cine, el cine inmortal, el cine de todas las épocas. Hay que aclararlo todo porque, no hace mucho, un tipo me dijo que él era muy cinéfilo. Como Orson Welles, John Ford, Billy Wilder no le sonaban (no digamos Wim Wenders o Lars von Trier), le pregunté que por qué se consideraba cinéfilo. Me habló de American Pie, Fuga de cerebros, Torrente... Sagas de renombre.
Bien. The Artist es para los que saben qué es el cine.
Plagada de referencias a Chaplin, el Gordo y el Flaco, los hermanos Marx, Metrópolis, Fantomas, Ciudadano Kane, El crepúsculo de los dioses, los musicales de Fred Astaire y Ginger Rogers y decenas más. Con algunas secuencias preciosas y unas cuantas ocurrencias geniales.
El argumento es, creo yo, demasiado sencillo. Pero, sin palabras, mira que se pueden contar cosas. De hecho cuenta muchas más cosas que muchas películas en las que no paran de hablar.
En fin, que me quedé con las ganas de ver en qué quedaba Chispa de amor, con Peppy Miller y George Valentin.
John Goodman sigue siendo grande incluso con 200 kilos menos, mudo y en blanco y negro.

18/12/11

Misión: Imposible - Protocolo fantasma

La cámara se acerca a una azotea de Budapest y un tipo, que resulta ser Sawyer, el de Lost, sale corriendo, perseguido por dos hombres. Sawyer se tira de la azotea y, de espaldas, mientras cae, dispara a los dos tipos del tejado. Y les da.
Así, a todo trapo, empieza la peli y ya no para. Moscú (genial el Kremlin volando por los aires), Dubai (impresionante ese edificio), Bombay (gracioso ese garaje en plan puertas de Monstruos S. A.)
Está muy bien Simon Pegg en su papel humorístico, Paula Patton como chica resolutiva y Jeremy Renner como contundente apoyo. Bueno, también está Tom Cruise que, como es productor y como empezó la saga, no es cuestión de echarle.
Luego le ves en la intensa promoción que está realizando por todo el mundo y no hay duda: se ha creído su papel. Mantiene esa sonrisa a la que se ha abonado de por vida, esa pose de he venido a salvarte a ti, a tu ciudad y al mundo.
Brad Bird (Los Increíbles, Ratatouille) está tras la cámara y entiendo que, más allá de los dibujos animados, le hayan elegido. Tiene una imaginación poco común para las escenas de acción: largas, sin embarullarse, nítidas.
Muy entretenida, muy divertida. Tal y como está el cine de acción últimamente, es mucho.

13/12/11

Arthur Christmas: Operación regalo

El actual Santa es Malcolm Claus. Él y su hijo Steve han incorporado las nuevas tecnologías al reparto de regalos: nave espacial invisible y todo informatizado. High-tech.
Al acabar el reparto de juguetes, resulta que una niña inglesa se ha quedado sin regalo. Bueno, después de repartir millones, un error es un error.
Pero Arthur, el más joven de los Claus (atolondrado, bastante zarpas, pero buenazo), el abuelo Claus (anclado en el pasado y contando sus batallitas) y una elfa (del Departamento de Envoltorios) deciden hacerlo a la vieja usanza: trineo y renos.
La película está concebida como una operación de espionaje militar. Un cruce entre Misión: Imposible y Salvar al soldado Ryan. Loca, muy divertida, con momentos surrealistas.
Me alegro de que los Reyes Magos no hayan sido llevados al cine. O que, cuando se ha hecho, haya sido con malos resultados. Tantas versiones de Santa Claus lo han convertido en poco más que un mequetrefe. Un icono. Pero un mequetrefe.
Así podemos seguirnos riendo del Gordo y su jo, jo, jo, al mismo tiempo que seguimos esperando felices a Melchor, Gaspar y Baltasar. Es una suerte tenerlo todo cada año.
En las pelis de dibujos animados me suelo quedar a ver los títulos de crédito. Suelen esconder alguna sorpresa. Aquí, me fui en cuanto empezó la canción de Justin Bieber. Otro icónico mequetrefe.

12/12/11

Especiales navideños

Los especiales navideños de las comedias suelen dar mucho juego. El mismo tema de siempre tratando de ser renovado una y otra vez. Incluso me bajé cosas que hacía tiempo que no veía, como The Big Bang Theory (flojísimo).
Los vencedores son:
El número 1 para Community. Glee pretende ser corrosiva, ácida, irreverente, transgresora. Pues bien Community no sólo hace más en un capítulo que toda Glee junta en sus temporadas, sino que, además, lo hace parodiando a Glee. No me importa que no haya conseguido enganchar ni a una sola persona. Esas vueltas de tuerca, ese más difícil todavía de Community, me sigue encantando.
El número 2 es para Eureka. Aunque con la temporada terminada, vuelven con un especial navideño en el que un libro holográfico y un generador de superfotones interactúan para hacer que los personajes se conviertan en dibujos animados: 3D, 2D, plastilina, manga...
Si tienes alguna otra propuesta que me haya perdido y creas interesante...

9/12/11

El arte de pasar de todo

Con un retraso de varios meses, una sala tuvo a bien proyectarla, vete tú a saber por qué. La pusieron. Fui.
Chico con pensamientos propios, un poco ingenuo, un poco perdido, buena gente, conoce, como decía la canción de Fito y los Fitipaldes, a la chica, la más guapa, la menos buena.
Me inclino a darle un trato de favor porque, aunque no sea nada del otro mundo, es, tal vez, la única película que he visto sobre adolescentes tratada de modo realista. O, al menos, más realista que el resto. Freddie Highmore me parece más normal, más humano, más diverso, más persona, que todos los demás adolescentes dibujados por el cine actual.
El precio es caro: los demás son bastante tópicos. Incluso, en gran medida, Emma Roberts. Bien es cierto que se esfuerzan por dibujarla con características distintas. Pero, al mismo tiempo, tienen que marcar el contraste con el chico normal: el chico corriente frente a una sociedad de clones. Y no son tan hábiles para construirle una personalidad completa.
Por otra parte, se esfuerza tanto en no ser pretenciosa que casi consigue no decir nada. Creo que el final acaba mejor de lo que debiera.

8/12/11

Attack the Block

-Vamos a matar unos gollums.
Estamos en un bloque de edificios de Londres, en una barriada no muy recomendable. Los que viven allí son ladronzuelos, traficantes, gamberretes. Y una enfermera despistada. Entonces empieza una invasión alienígena y Moses se convierte en el líder. No es mucho. Pero es lo que tienen.
Otra de esas películas británicas de ciencia-ficción, tipo Frequently Asqued Questions About Time Travel, creada con tan sólo un puñado de personajes, un par de escenarios y un héroe improbable. Bastante peor que Zombies Party pero bastante mejor que Skyline. Demasiado sencilla, quizá. Hay mucho del espíritu de Doctor Who, cosa inevitable en la ciencia-ficción británica.
Una pequeña tontería friqui con encanto.

7/12/11

Our Idiot Brother

Supongo que esta película no llegará a España. Me parece muy bien. Me llamó la atención por el reparto y fui a por ella.
Puntos a favor: Elizabeth Banks, Adam Scott, Rashida Jones y, sobre todo, sobre todo, Emily Mortimer.
Puntos en contra: Paul Rudd, Zooey Deschanel y, sobre todo, sobre todo, Steve Coogan.
Intérpretes que me encantan junto a otros que no soporto. ¿Qué clase de cosa habían filmado juntos todos ellos? Pues, obviamente, una pequeña majadería. De la nada no sale nada. Cuando la inteligencia flirtea con la ignorancia, crece la última y mengua la primera.
Uno podría decir que la película trata de un hermano idiota que cambia la vida a sus tres hermanas. Pero no es así. Es, simplemente, un tipo inmaduro que pretende que todos sean como él.
Pues nada. Que lo pase bien.

6/12/11

Acero puro

Fui con miedo a ver esta película porque, si puede haber algo peor que Transformers es un Transformers en plan pastel.
Me hizo pensar que, con frecuencia, la corrección política lleva a unas contradicciones brutales. El boxeo tradicional, entre humanos, ya no se lleva para que la gente no suelte la bestia parda que lleva dentro. Así que ahora los que pelean son robots. Por tanto, la gente transfiere los sentimientos a los robots y sigue soltando la bestia parda que lleva dentro.
Y a nadie se le ocurre plantearse la contradicción. Mejor ser sentimentales que admitir la verdad.
Bien. En realidad la peli no da para tanto. Estas son, simplemente, ociosas ocurrencias mías. Lo cierto es que, admitido que nos encontramos ante una peli familiar, la cosa no está tan mal. Hugh Jackman y su cara de Lobezno ayuda, mucho, a que los fotogramas no destilen miel.

4/12/11

In time

Me costó mucho entrar en el cine. Hacía tiempo que no veía colas de 20 minutos.
Pero me costó mucho más entrar en la película. De hecho no conseguí conectar con ella. Soy muy laxo con la credibilidad de las películas de ciencia-ficción. Acepto casi todo lo que me echan.
Pero In Time me pareció excesivo. La gente compra, vende, presta, regala, roba tiempo del cronómetro del antebrazo. Al llegar a cero, un infarto. Los protagonistas se afanan en conseguir tiempo. ¿No sería más fácil quitarse el implante o lo que sea que causa el infarto? ¿A nadie se le ocurre protegerse mejor el antebrazo? ¿A nadie se le había ocurrido robar un banco hasta que se les ocurre a Amanda Seyfried y Justin Timberlake? Cuando tu cuenta está llegando a cero no tienes nada que perder así que, ¿por qué nadie se rebela? ¿Por qué se dejan morir? Si el tiempo personal fluctúa tanto como lo hace, ¿a qué vienen las zonas horarias para ricos y pobres? Si las zonas horarias sólo las separa una barrera de hormigón de 20 cm. de altura ¿por qué no cruzarlas y robar a un rico?
Quizá yo tenía el día tonto y pedía demasiado. Pero es que no hay ninguna explicación a un sistema tan absurdo. Es gracioso que tu suegra, tu madre, tengan el mismo aspecto juvenil que tú. Es gracioso el pulso con el minutero y sus guardaespaldas. Hay escenas curiosas, sí. Pero hay tanta incoherencia envolviendo todo...
El mejor es Cillian Murphy como poli. Aunque tampoco entiendo su personaje, por qué protege un sistema que le perjudica.

3/12/11

La conspiración

Entiendo muy bien que la película no haya gustado en Estados Unidos.
¿Pensabas que la democracia actual estaba corrompida? ¿Creías que hubo un tiempo en que la democracia fue limpia y gloriosa, allá en la época de Lincoln? ¿Supusiste que Mary Surrat fue una cerda asesina? Pues no.
Porque resulta que la conspiración para asesinar a Abraham Lincoln apenas fue una trampa en el parchís comparada con el juicio que vino después.
Y los políticos de entonces eran tan corruptos y estaban tan ávidos de poder como ahora. Justicia, Derecho, todos iguales ante la ley... meras ficciones. Jueces, periodistas, militares y policías... todos doblegándose ante el político de turno.
Robert Redford dirige, yendo a los papeles, a las actas, a los archivos. Y, oye, a un historiador le pone los pelos de punta y le confirma, una vez más, que para hacer Historia sólo hay una opción: ir a los documentos.
Película sin prejuicios y no apta para los talibanes del Estado de Derecho.

2/12/11

Jane Eyre

Exquisita adaptación.
Maravillosa la fotografía, la iluminación, la ambientación y el modo en que todo ello se adapta al estado psicológico de los personajes.
Inquietante desde el primer segundo y muy hábil para mantener el misterio. Las novelas de las hermanas Brontë siempre fueron complejas por la extrañeza que provocaban sus cerrados microcosmos. Fukunaga atrapa ese aire de una forma precisa y preciosista. En plan oscuro, claro.
Empiezo a considerar a Mia Wasikowska como muy buena actriz. Camaleónica, la chica. Capaz de hacer papeles muy diversos y desaparecer en ellos.
-Ahora deja que tus pies errantes descansen en el umbral de un amigo.

26/11/11

El Gato con Botas

Cuando el Gato con Botas irrumpió en Shrek se convirtió de inmediato en un personaje encantador. Tanto que, al final, ha terminado por renovarse en un spin off. Después de ver las últimas secuelas de Shrek no esperaba nada bueno. El nivel de la saga madre estaba cayendo a unos niveles bastante pobres.
Pero El Gato con Botas se defiende muy bien. Es ágil, aventurera, llena de humor, con un guión decente, personajes con la suficiente profundidad...
Gato con Botas y Humpty Dumpty se conocieron en el orfanato y, desde entonces, sueñan con apoderarse de las judías mágicas para llegar a las nubes y apoderarse de la oca de los huevos de oro. Tuvieron sus diferencias pero, ahora, Kitty Zarpas Suaves, una experta ladrona, les vuelve a reunir. Y juntos se lanzan a la aventura, aunque por diferentes motivos.
Muchísima guitarra española con música muy bien traída.
Y los martes por la noche duelo de baile a muerte.
Miau.

25/11/11

Calabuch

Berlanga es Berlanga. Sólo hay uno. Tal vez, un día, los directores españoles le redescubrirán.
Siempre es fascinante su habilidad para pasar del costumbrismo a la comedia, de ahí al melodrama de cuento y, al final, al surrealismo. Porque se le va la pinza, claro que sí. Pero de un modo alocado, divertido.
Y la otra gran virtud de Berlanga es su planificación. Con cuatro duros, sabe crear unos planos bellísimos. Esos cascos y lanzas romanos tendidos en la playa, sacudidos por la marea. El absurdo se convierte en metáfora. Calabuch, el pueblo de 900 habitantes, dispuesto a declarar la guerra a los Estados Unidos. Y pierden la batalla con elegancia porque la vida es así. Tiene que ser así.
Tiene muchas similitudes con Bienvenido Mr. Marshall. No es tan sutil ni tan redonda y quizá con demasiados personajes que deberían haber cerrado mejor sus propias tramas. Pero creo que igualmente disfrutable.

24/11/11

Pánico en la granja

Una de las cosas más delirantes que he visto en mi vida.
Los críticos de cine pueden ser muy mirados para algunas cosas. Piden coherencia interna y tonterías así. Pánico en la granja es lo contrario al sentido común. Todo ocurre porque sí.
Imagina que un niño reúne todos sus juguetes y monta una historia para que todos ellos tengan un papel. Indio, Vaquero, Caballo, científicos locos, el mamuth, el barco, la granja, el pingüino robot y, por supuesto, el bocata de Nocilla.
Y a tirar para adelante. Que nada frene la imaginación.
La animación con plastilina es bastante pobre, muy lejos del elevado nivel de la Aardman. Pero se ve que los directores (¿serán un par de críos?) se lo han pasado bien.

22/11/11

Medianeras

También podría titularse ¿Dónde está Wally?
Está película tiene algunas ideas brillantes. Y también muchos momentos aburridos, repetitivos.
A veces dices:
-Sí, señor, muy bueno, lo has clavado.
Y otras:
-Vaya tostón nos estás colocando, colega.
En parte comedia (buena) y en parte drama (malo).
Gustavo Taretto se muere de ganas por ser Woody Allen. Lo cita expresamente, cambia Manhattan por Buenos Aires, lleva a sus personajes al psiquiatra, trabaja los diálogos en monólogos y tiene chispa.
Además es bastante pop: Wally, internet, Astro Boy... muchas referencias para veinteañeros.
Pero le falta el ritmo de Woody Allen. Sobran escenas y escenas y escenas.

21/11/11

Amanecer. 1ª parte

Ya dije, tras Eclipse, que no vería ninguna película más de la saga. Si David Slade no podía hacer nada con ella, nadie podía.
Pero Amanecer, tiene sus peculiaridades y hay que comentar algo, aunque sea extracinematográficamente. 80% de publico femenino. Calificación de hombres: media de 3. Calificación de mujeres: media de 7.
A mí estas cosas me parecen los mejores argumentos que se pueden presentar a esas mentes cerriles que piensan que los hombres y las mujeres somos iguales.
Estaba comentando con un grupo de amigos que el estreno de Amanecer era un buen momento para ir a ligar al cine. Muchas mujeres juntas esperando que alguien tenga un detalle de atención con ellas. De ahí pasamos a criticar Amanecer (sin haberla visto, lo reconozco).
Y, entonces, apareció nuestro amigo, el hipercinéfilo, defendiéndola. Estábamos todos perplejos hasta que me di cuenta del problema:
-Eh, eh, tranquilo... No estamos hablando de Amanecer de Murnau.

19/11/11

Un dios salvaje

Divertidísima. Vitriólica.
Una película en la que sonríes para no ver la evidencia. Ríes para pasar por alto el drama. Te carcajeas para no verte reflejado en el espejo. Te burlas para no tener que aceptar esa carga de artillería que están lanzando contra los cimientos de nuestra ética occidental marchita.
Tremendamente graciosa. Salvajemente perversa. Sí: salvaje.
Jodie Foster, Kate Winslet, Christoph Waltz, John C. Reilly. ¡Oh, qué grandes, qué salvajes todos ellos! Sí, sí. Un dios salvaje que mantiene sus reglas, una sociedad quizá no tan alejada de ésa que pone lanzagranadas (¿o son bazookas?) en manos de niños de 8 años.
Ríete ahora porque, cuando salgas del cine, cuando termines la copia pirata, cuando pienses a qué venían todas esas risas, cuando repases mentalmente el espejo, quizá no encuentres tantos motivos de alegría.
Es inteligente Yasmina Reza. Y Polanski al variar el uso de la cámara con tanta corrección en la apariencia de la obra de teatro. El plano general, el primer plano, la cámara al hombro... siempre adecuados.
Una peli que hay que ver al menos dos veces. No porque tenga sorpresa final y misterios. Al menos dos veces porque hay que profundizar en el misterio de sus personajes. En el misterio de mi espejo.
Y yo que fui vestido de liberal.

18/11/11

Asesinos de élite

No sé cuántas películas tendrá que hacer Jason Statham antes de darse cuenta de que siempre hace la misma.
En esta ocasión el nivel es algo superior. No porque actúe Robert de Niro sino porque actúa Clive Owen.
Le doy un aprobadillo.
La ambientación en la Inglaterra de los 80 no está mal y esas pretensiones de denuncia, en plan Ken Loach, le dan un plus. Pero en el fondo no deja de ser una película de acción, con peleas absudas, persecuciones confusas y demás.
Demasiado rutinaria. Asesino en serie que quiere dejarlo porque ahí está su chica, abandonar no es fácil porque le chantajean, jaleo para arreglar todas las situaciones y que el sujeto pueda quedarse con todo.
Tampoco es que sea una película disfrutona. Ese querer tomárselo en serio, como si nos estuviese contando Syriana, no cuadra con el mejunje de mamporros.
Lo dejo porque, si sigo, igual le pongo un suspenso

16/11/11

La guerra de los botones

Christophe Barratier arrasó en medio mundo con aquella película tierna y tramposa que fue Los chicos del coro.
Esta película es, obviamente, un intento de repetir éxito.
Cuando leí, de pequeño, La guerra de los botones, me pareció un libro tan perturbador como motivador. A partes iguales. No era educado, ni formal, ni los niños se comportaban diligentemente, ni llegaban puntuales para el té. No era Los cinco, ni Los Hollister, ni Los Tres Investigadores. Ni siquiera era Guillermo el travieso. Había violencia y humillaciones. Eso fue para mí algo nuevo.
Mucho después vi una de las versiones (no recuerdo cuál, creo que era una de la Warner) y, desde luego, no tuvo la capacidad de sacudirme que tuvo el libro.
Y, ahora, Barratier, aunque sitúa la acción en la Francia ocupada por los nazis, ha construido una historieta blanda, sentimental, cargada de buenas intenciones. Le falta mucho gancho. Lo mejor es la presencia de Kad Merad.

15/11/11

5 metros cuadrados

El nivel del Festival de Cine de Málaga está muy bajo.
Digo: ésta fue la película que ganó.
Te puedes sentar en la butaca y ver cómo van pasando cosas sin aburrirte pero, a la vez, sabiendo que a Fernando Tejero se le va a saltar la pinza de un momento a otro y la va a liar.
En plan de denuncia contra la especulación inmobiliaria, pero sencilla como el mecanismo de un chupete.
Diálogos muy pobres. Aunque eso es casi una tónica de los guiones españoles.
Y si me dicen que está hecha en los años 70 me lo creo.

13/11/11

Nos crecen los enanos

Blancanieves está de moda. El otro día hablaba de Once Upon a Time que resulta ser, sobre todo, una revisión de la historia de Blancanieves. Ése está empezando a ser su problema porque hay muchos otros personajes de cuentos desaprovechados. Pero ya hablaré de la serie cuando termine.
En breve, en el cine, nos encontraremos con Blancanieves y la leyenda del cazador, con Charlize Theron en el papel de malvada reina y, no podía ser de otro modo, la paliducha Kristen Stewart, como Blancanieves, ya liberada de la saga Crepúsculo. El tráiler parece un cruce de Juana de Arco con El señor de los anillos.
Y, un poco después, tendremos Mirror, Mirror. Julia Roberts como reina y Lilly Collins como Blancanieves. Dicen las malas lenguas que Julia Roberts quería ser Blancanieves pero no se lo permitieron y se agarró un cabreo. ¿Cómo le dices a la Roberts que ya no está para hacer de adolescente?
La gente hace mal las cosas. ¿Por qué no juntaron a Theron con Collins? Eso sí habría sido una buena garantía. Tal y como están las cosas, puede pasar cualquier cosa.
Pero ahí estaremos, listos para averiguar quién sigue siendo la más guapa del cotarro.

12/11/11

30 minutos o menos

Después de la notable Bienvenidos a Zombieland, tenía ganas de ver lo nuevo de Ruben Fleischer. Resulta ser una pobre zanganada sin ninguna chicha.
Tengo la sensación de que ésta es la clásica película que un director hace mientras espera a que le caigan cosas mejores. La idea no es mala: dos tipos necesitan dinero para contratar a un asesino. Secuestran y ponen una bomba a un pardillo para que atraque el banco por ellos. Pero todos son unos ineptos. El guión no tiene ideas, ni diálogos, ni situaciones bien resueltas, se olvida de algunos personajes, las subtramas quedan inconclusas. Se trata, simplemente, de lanzar a los tipos más tontos de planeta en una serie de despropósitos.
Dura 80 minutos y se me hizo larga.
Debería titularse 80 minutos o menos.
Se estrenan 13 películas esta semana. Deben creer que la cantidad suple a la calidad.

10/11/11

Downton Abbey. Temporada 2

-Señoras y señores, con ustedes, las hermanas Grantham.
-Bueno. Ahora sí que lo he visto todo.
Después de que medio mundo exaltase las cualidades de la primera temporada, se puso de moda criticar a la segunda. Y todo porque en vez de ser un 9 es, tal vez, un 7 o un 8.
Veo los defectos, como cualquiera. Para mí, el principal defecto es ese romance inverosímil, deslavazado, apresurado, de Lord Grantham con la criada. Otro es lo fácilmente que han despachado al supuesto heredero. Pero, a pesar de todo, me sigue pareciendo muy buena serie, muy por encima de lo que podía esperarme de un folletín.
La planificación me parece grandiosa casi siempre. Hay planos de una belleza increíble. Ese plano cenital de Lavinia en el lecho, el último de Anna, Thomas destrozando el almacén del mercado negro... Y aunque la guerra trajera variantes confusas, me parece que todo está muy bien encarrilado. Listo para lanzarnos a otra vorágine de relaciones inesperadas.
En fin. A mí me sigue interesando qué va a ser de toda esta gente y ya espero el capítulo especial de Navidad.
Lady Violet, por supuesto:
-Espero interrumpir algo.

9/11/11

Más adaptaciones

El cómic tiene que ver más con la pintura que con el cine. Aunque tenga una importante faceta narrativa, el cómic puede demostrar su verdadera genialidad en una viñeta o en la composición de una página. Además, ese estatismo exigido, frente al movimiento, es inadaptable.
Melancolía, curiosamente, en esos primeros 8 minutos, es lo más parecido que he visto a un cómic adaptado al cine. Brillante.
Como la gente se pone pesada y, a pesar de todo, quieren que los cómics se muevan, una opción es el dibujo animado, que parece un lenguaje más próximo. Pero como la tecnología corre que se las pela, hay quien reclama imagen real.
Hay noticias que ponen todo patas arriba, que te cambian la vida para siempre. Akira se convertirá en cine con Garret Hedlund (que se parece a Kaneda como un huevo a una castaña, como Christina Ricci a Steve Buscemi), Gary Oldman y Helena Bonham Carter. Y dirige Jaume Colet-Serra.
Cómic japonés, película Hollywood, director español, actores americanos e ingleses...
¿Soy yo el único al que todo esto le parece raro?
Aunque, visto con objetividad, Tintín también era un cóctel bastante rarito.

7/11/11

Melancolía

Me gustaron muchísimo los 8 primeros minutos. Una composición de planos de cualidades casi pictóricas, desplazándose a cámara ultra lenta.
Luego...
Luego, bueno. Lo de siempre. Una apuesta por la irracionalidad, una crítica feroz a la lógica y al conocimiento científico, un desprecio por lo material, lo que nos constriñe, nuestro apego por los datos, lo físico.  Y no. Él propone el instinto, lo animal, la inspiración del momento. Esa secuencia en que la razón muere a los pies de un caballo es un resumen estremecedor.
¡Ay, von Trier! ¡Qué listo eres y qué ladino! Provocador e inconformista. Agitador y sugerente. Nihilista y fatalista.
Y ahí estoy yo, cayendo una vez más en tus garras. Porque aunque no esté de acuerdo con tus propuestas, debo reconocer que las planteas con ingenio. Con mucho ingenio.

6/11/11

Criadas y señoras

Una pega: todos los personajes son estereotipos. A los buenos nos los presentan encantadores, a los malos de forma paródica. Así no hay problema de confusión.
Ahora bien. Ese reparto espectacular de actrices se mete en la piel de su respectivo estereotipo y, jolines, como diría Celia, convierten este melodrama en algo que te engancha durante casi dos horas y media.
Me emocionó Viola Davis, me lo hizo creíble Emma Stone, me indigné junto a Octavia Spencer, me irrité con Allison Janney, me reí con ganas con Sissi Spacek, disfruté la maldad de Bryce Dallas Howard y aluciné con Jessica Chastain en su papel de rubia tonta, frívola, simpatiquísima.
Peli para disfrutar, sin otra aspiración que la de pasar el rato. Una mirada suave al grave problema del racismo en víspera de la lucha por los derechos civiles.
No me extraña que arrasara en Estados Unidos. Me sorprende más la tibia acogida en España. Porque es una película asequible para un público muy amplio.

5/11/11

Community. 3x04

Como he estado viendo algunas cosas nuevas, llevo retraso en las buenas.
Algunas de mis series favoritas habían pasado a segundo plano.
Community ha ido creciendo. Es cierto que muchos capítulos pueden parecer del montón. Pero lo cierto es que hasta los capítulos del montón son buenos. Y, cuando descorchan el champán de la genialidad, entonces son apabullantes. Revisa, por ejemplo, aquel homenaje simultáneo a Pulp Fiction y a Mi cena con André o cualquiera de las guerras de pintura.
Ha ido creciendo porque ahora la universidad pública es sólo el contexto, un marco referencial y un campo de caza para seleccionar el tema propicio y convertirlo en víctima.
3x04 más que un guión es una pieza de relojería suiza. Apropiado, teniendo en cuenta que juega con líneas temporales para ver cómo funcionaría el grupete de colegas si faltara uno de ellos.
Bueno. A esto es a lo que yo llamo humor inteligente y no a Los Simpson. Quizá por eso también hay mucha menos gente que ve Community. He hecho la prueba con tres personas y voy a seguir repitiéndola. Inténtalo tú. Intenta que un friqui-fanático de Los Simpson vea Community. La frase de todos ellos es:
-No la entiendo.
Y menean la cabeza con gesto de indiferencia como diciendo: no está dentro de mis intereses.
Bien. Yo creo que no está dentro de sus capacidades.
En serio: ver a Los Simpson con regularidad te incapacita definitiva y totalmente para entender el buen cine, las buenas series.

4/11/11

Eva

Asociación de palabras:
-Robot.
-Libre.
El problema de esta película es que tenía muchas cosas que contar y los responsables no lo sabían. Tenían el comienzo y el final y, luego, según ellos, hora y media para rellenar.
Resulta que todos nos damos cuenta de que han sido poco ambiciosos, que existían numerosos elementos que podían y debían dar más de sí.
El mito de Frankenstein, revisitado en el mundo científico actual del homo cibersapiens, es enormemente sugerente.
Eva tiene una buena puesta en escena, fotografía cuidada, muy agradable de ver. Un poco lenta precisamente por ese no saber exprimir las circunstancias.
Al final resulta que no querían un robot libre. Querían un robot bueno. Y si juegas a ser un diosecillo debes esperar las consecuencias. Pero, claro, los humanos no damos la talla.

3/11/11

Las aventuras de Tintín: El secreto del Unicornio

En la cuestión de adaptar un medio a otro no entro. Hergé hacía en los cómics cosas imposibles de adaptar (por ejemplo: esos trazos para expresar movimiento que en el cine no tendrían sentido).
Así que no esperaba una adaptación fiel. Ni falta que le hace.
Para mí es suficiente mérito que la sala estuviera llena de adultos sin niños. Gente de entre 20 y 70 años. Sólo había una niña. Que los adultos se acostumbren a ver dibujos animados es importante.
Entre otras cosas porque después de Avatar y de Tintín cada vez parecen más superfluos los actores profesionales. Todavía los usan para captar movimiento. Pero ¿por qué vas a pagar a actores, especialistas, caros platós, escenarios exóticos? La animación ya lo puede hacer casi todo. Esos travellings imposibles de los que está llena Las aventuras de Tintín: El secreto de Unicornio. Tan llena que abusa y agota. Esos travellings que, ahora lo veo claro, Spielberg quería filmar desde el comienzo de su carrera, cuando inventó el travelling spielbergiano: la cámara corriendo a la altura de los talones de un personaje que huye. Y Milú es una buena excusa para explotarlo al máximo.
Espectacular, sí. También excesivo. Pero evidencia que ninguna escena es imposible de filmar.
Como me decía Fernando ayer: es hora de filmar en dibujos animados Ana Karenina, El Quijote, Hamlet.
Bueno. Yo creo que no es hora. Todavía. Pero falta menos.

2/11/11

Justified. Temporadas 1 y 2

En Harlan los negocios sucios siempre se los han repartido entre los Givens, los Crowder y los Bennet. Pero Rylan Givens se cambió de bando: se hizo agente judicial. Un Marshal. Se fue a Florida y prometió no volver nunca a Kentucky. Pero allí ha acabado.
He leído unas cuantas novelas de Elmore Leonard. Buenos diálogos, y criminales con personalidades curiosas. Pero poco más. Por eso, pese a las recomendaciones de mucha gente, no me había puesto con Justified. Una vez que me he puesto, ha sido coser y cantar.
-Si volvemos a tener esta conversación, no habrá conversación.
Y, aunque empieza floja, normalita, merece la pena. Poco a poco se va poniendo a la altura de Sons of Anarchy. En muchas ocasiones es incluso mejor. Porque avanza. No se vuelve cíclica. Los capítulos procedimentales van desapareciendo y la historia pricipal cobra fuerza. La primera temporada habla, sobre todo de los Crowder y Givens. Pero, en la segunda, entra la tercera pieza: los Bennet. En especial Mags Bennet. Una Margo Martindale descomunal, inmensa, arrolladora, sensacional. Y, con ella, crecen Timothy Oliphant y Walton Goggins.
El repertorio de mujeres con carácter fuerte, auténticos mastines, es magnífico. Desde la anciana Helen a la adolescente Loretta.
-Cuando mataste a tu marido, todas las mujeres lo aplaudimos.

27/10/11

Encontré al diablo

Esta peli tiene de todo: torturas, violaciones, canibalismo, mutilaciones, martillazos en los genitales, decapitaciones, lluvias de puñaladas en el interior de un coche...
Dos horas y veinte.
Para que sepas cómo las gastan los coreanos.
Un asesino en serie comete el error de matar a la novia de un poli. Éste decide hacer las cosas a su manera. Coloca un localizador al asesino y, a cada fechoría, allí está el poli, presto para destrozarle algún miembro del cuerpo que necesita. Pero a cada atrocidad del poli, el asesino sabe un poco más de él.
Y, el problema, es que está bien rodada. Quiero decir que no es como Saw. No se limitan a poner una habitación mugrienta y mal iluminada (de paso ahorraban en presupuesto). Saw, como muchos señalaron, era asco y punto. Encontré al diablo es retorcida, sórdida y brutal, un viaje al infierno para mostrar cómo un buen hombre se convierte en monstruo.
Quiere ser como Seven. No lo consigue, pero mejor tomarla a ella como modelo.
Una angustia.
Perfecta para celebrar un cumpleaños.