29/4/09

Thor

De entre las muchas películas de acción que se preparan, la de Thor me sorprende especialmente.
Se va a encargar de la dirección Kenneth Branagh.
Como lo oyes. Recoge los ojos, que se te han caído. A mí también me pasó, no tienes por qué avergonzarte.
Al principio, cuando vi el título Thor asociado a Kenneth Brannagh pensé que se trataría de realizar una película sobre la mitología escandinava, con todos los dioses, walkirias y vikingos pululando por ahí.
Pero ya tenía la oreja delante de la mosca y me adentré en las profundidades de imdb. Y no cabe duda. Thor es el cómic Thor, Thor el de Los Vengadores. Con guión de Jack Kirby y Stan Lee. No sé qué saldrá de ahí.

28/4/09

Ponyo en el acantilado (II)

Hay cosas de esta película que se me quedan muy grabadas.
Una de ellas es ese túnel. Cualquiera que haya visto El viaje de Chihiro entenderá el porqué.
Los directores de cine, y muy especialmente los orientales, tienden a autorreferenciarse. Citan a otras películas suyas, hacen guiños a su filmografía.
Cuando vi ese túnel fue como si un personaje de El viaje de Chihiro estuviese haciendo un cameo en Ponyo en el acantilado. Ponyo y Sosuke avanzan por el camino y se quedan perplejos ante lo que ven. Para los que sabemos lo que ese túnel significa, viene a ser como un mazazo.
El túnel es un espacio de oscuridad que es preciso atravesar para llegar a un nuevo mundo de magia donde los personajes van a descubrir, al fin, el sentido de su vida.
Y para que no quepan dudas, Sosuke, alter ego de Miyazaki, dice:
-Creo que ya he estado aquí.
Miyazaki sí que sabe citarse.

27/4/09

The International: Dinero en la sombra

Ahora, con la crisis económica, la gente está empezando a darse cuenta de lo malos que son los bancos. Naomi Watts y Clive Owen saben mucho más todavía. Saben cómo el IBBC actúa como intermediario en las ventas de armas de África y Oriente Medio para controlar la deuda.
Lo mejor, sin duda: ese tiroteo de casi 15 minutos en el Guggenheim de New York. Súbito, violento, adrenalínico. Estupendamente desarrollado y planificado.
Pero me gusta la idea de fondo. Las entidades financieras son tan poderosas que están por encima de la ley. Son intocables. Así, pues, ¿quién puede controlarlas?
La solución que ofrece la película me parece tan sugerente como inquietante.

26/4/09

La posada de Jamaica

-Nunca trabajes con niños, con animales o con Charles Laughton.
Eso dijo Hitchcock. Pero como los niños y los animales suelen estar bastante presentes en la vida cotidiana, tuvo que echar mano de ellos en algunas ocasiones.
Con Charles Laughton sólo trabajó en La posada de Jamaica. Y tuvo suficiente. Ya se sabe que Hitchcock tenía las películas preparadas en la cabeza desde antes de empezar a rodar. Planificación total. Y parece que Charles Laughton iba un poco a su aire, emborronando los planos, interpretando a su gusto las indicaciones del director.
La película es de 1939, aún de la época inglesa de Hitchcock. Todavía no tiene muy perfilado su estilo aunque está claro que lo de jugar con la cámara en escaleras y espacios reducidos empezaba a gustarle.
Maureen O'Hara hacía su primer papel protagonista. Para que digan que Hitchcock sólo descubría rubias. La fotografía en blanco y negro no daba para resaltar su pelo rojo. Pero ahí estaba.
Los extras de los DVD no suelen servir para nada. Los que tienen extras no cuentan nada interesante. Los que no los tienen, deberían tenerlos. Me habría gustado ver el making off de La posada de Jamaica para ver las discusiones entre Hitchcock y Laughton.
Eso sí habría sido una gran película.

25/4/09

25 kilates

Nunca he despreciado el cine de acción porque sé que no es nada fácil de hacer. Los críticos que emplean ese argumento, o no saben lo difícil que es o esconden cierta pedantería. Hay dos pruebas claras de que el cine de acción es difícil:
1. Hay pocas buenas películas de acción.
2. Si fuese fácil haríamos muchas en España.
25 kilates lo intenta. Y no me parece mal eso de intentar una película de género. Pero el cine de acción es difícil. Y no puedes sustituir la verdadera acción con tediosas charlas existenciales, fotografía deslucida y mucho movimiento de cámara en mano.
Quiero decir que en una película de acción tiene que haber acción. No es suficiente con rodar muchos ambientes sórdidos. Dura hora y media justa pero tarda una hora en presentar a todos los personajes y darles un plan. Se me hizo muy larga.
Ya digo que el intento me parece loable. Hay que hacer cine de acción en España. Porque es más difícil de lo que parece y, sobre todo, porque alguien tiene que empezar.

24/4/09

Ponyo en el acantilado

Al ver esta película de Miyazaki se me ocurren dos preguntas.
La primera es: ¿de qué planeta ha venido este señor?
Es un mago. Como Gandalf, como Dumbledore. Hace magia, nos hace soñar, es enormemente sabio y capaz de reírse de sí mismo. Y, encima, es de carne y hueso. Sí, sí. Aunque parezca increíble, Miyazaki existe.
La trama parece la de La Sirenita. Pero qué va. Miyazaki la adelanta por la derecha y por la izquierda, por arriba y por abajo. Y hablo de una película menor. No es Porco Rosso ni El viaje de Chihiro ni La princesa Mononoke. Va más en la línea de Mi vecino Totoro o Nikki, la pequeña bruja. Aún así, es muy superior. La imaginación sin restricciones. Sin predeterminaciones. Absolutamente libérrima.
Llena de encanto con giros de guión tan traviesos que te deja despeinado en la butaca.
La segunda pregunta se refiere a Lisa, la madre de Sosuke: ¿por qué no abandona la práctica de la enfermería y se dedica a pilotar coches de Fórmula 1?

23/4/09

Fresas salvajes

Había visto la película hace mucho, muchísimo tiempo. La vi antes de estar preparado para verla. Quizá no es lo más recomendable para introducirse en Ingmar Bergman pero, desde luego, es más asequible que El séptimo sello.
La recordaba con desazón. Obviamente, se me habían quedado grabadas en la mente todas esas escenas oníricas, los sueños del profesor Isak, cercano a la muerte, con la conciencia sacudiendo aldabonazos antes de que fuese demasiado tarde.
Volví a verla porque quería mostrar a unas cuantas personas la fuerza de algunas escenas: las calles vacías, los relojes sin agujas, el ataúd del que emerge una mano que cobra vida, la comida de comensales vestidos de blanco, el kafkiano examen de medicina...
Y, como era eso lo que iba buscando y recordaba, pude entretenerme en la otra parte, en la road movie, el viaje con la nuera y los jóvenes autoestopistas, la relación con el ama de llaves, la visita a la madre. Que es lo importante.
¿No es sorprendente lo satisfecho que siempre queda uno al revisitar los clásicos?

22/4/09

Crisis ninja

Ayer estuve dando una sesión de cine para profesores de colegios. Fue muy interesante porque pude constatar lo poco que la gente sabe de cine. Salvo alguna excepción, no sabían qué era un plano cinematográfico. Así que empecé por el principio. No sé si se enteraron de lo que traté de explicar, pero creo que sería bueno enseñar, en algún momento del instituto, lo más elemental del lenguaje cinematográfico. Ahora entiendo mejor por qué a la gente le cuesta ir más allá del me gusta o el no me gusta.
Con varias semanas de retraso, estrenaron en esta ciudad Un cuento de Navidad. Una cinta francesa con familia disfuncional. El cliché americano pasado por el tamiz gabacho de un sólido guión. Tenía ganas de verla y pensaba ir hoy. Mala suerte. La mantuvieron 4 días en cartelera y la han retirado.
Fui al videoclub. Me gustaba el videoclub al que suelo ir. Tienen cine actual, pasado, clásicos, series de televisión... Pero se está convirtiendo en un supermercado. Empezaron por ampliar la zona de palomitas a todo un puesto de chuches. Hoy tenían hasta un expositor de botellas de vino y cerveza.
Menos mal que el viernes estrenan, por fin, Ponyo en el acantilado. En España. En esta ciudad veremos qué pasa.

19/4/09

La montaña embrujada

Al principio parecía que se lo tomaban más en serio que con otras pelis de aventurillas infantiles. Hay, a modo de introducción, una especie de documental ufológico bastante gracioso, con recortes de prensa, declaraciones de Ronald Reagan y Bil Clinton, gente que ha participado en avistamientos de ovnis... Es decir, que podría haber sido el comienzo para una película de marcianos adulta (signifique esto lo que signifique).
Luego llegan los niños extraterrestres con sus poderes y un asesino alienígena que quiere cargarse a los chavales y que es capaz de tumbar sin despeinarse a un batallón del ejército americano. Pero claro, si contratas los músculos de Dwayne Johnson es para darles uso. Así que, al final, el alien malo tendrá que vérselas con los puños de Johnson.
Entretenida pero deberían haberle sacado más partido a esa convención de friquis ufólogos. Eso sí que es otro mundo.

17/4/09

La sombra del poder

Los finales sorpresa, los giros inesperados, están tan sobrevalorados como los perritos calientes.
A veces, no lo niego, un sorpresón de los buenos resulta apropiado y eleva la película hasta la cima: El sexto sentido, Los otros, etc.
Pero ese empeño por aportar el esperado giro inesperado resulta muchas veces dañino.
A mí no me habría importado lo más mínimo que se lo hubiesen ahorrado en La sombra del poder. La trama me parecía más que suficiente: investigación periodística, congresistas corruptos, política de altos vuelos, asesinatos... Estaba muy bien. Sin flecos sueltos, precisa, sin excesivas casualidades, Russell Crowe con buen nivel, Ben Affleck cumpliendo y Helen Mirren y Robin Wright Penn, aunque en papeles cortos, impresionantes.
Les da por añadir una vuelta de tuerca. Bueno. Pues vale. Pero a mí me dio igual.

16/4/09

¿Puedo introducir un concepto en esta circunstancia?

Broadway Danny Rose es, de entre las muchas películas de Woody Allen, la menos cínica, la más amable.
Como si por un instante se le hubiese metido en el cuerpo el espíritu de Frank Capra.
Me siento extraño contemplando a ese Danny Rose, preocupado continuamente por el prójimo, representante artístico de auténticas torpezas humanas, el único que les concede una posibilidad tras otra. Casi en la ruina, sin que le paguen, se dedica a buscarles posibles actuaciones para que puedan, durante un par de horas, seguir creyéndose artistas.
Artistillas de variedades que se reúnen en casa de Danny Rose para comerle la comida y buscar una fe que ni ellos mismos tienen.
Luego está, claro, la surrealista trama de la mafia, Mia Farrow y Woody Allen perseguidos por un equívoco. Pero, curiosamente, Woody Allen no ha querido convertirla en el pasatiempo principal. Al final deja que el corazón de Danny Rose, bondadoso por encima de todo, perdone a todo el mundo.
Nunca antes ni después ha hecho algo tan ingenuo.
Estaría enfermo, digo yo.

15/4/09

Dragonball Evolution

Lo mejor de esta película es que dura 80 minutos. El sufrimiento se pasa enseguida.
Supongo que los verdaderos aficionados a la serie o al cómic pueden declarar con toda paz que se trata de una herejía.
Los que no somos tan aficionados nos quedamos, simplemente, con cara de póquer. Apenas nada de lo que ocurre tiene sentido: ni las bolas, ni la misión, ni las reacciones, ni la forma de solucionar las secuencias...
Está claro que ya se puede hablar del fiasco del año.
Lo que me sorprende es que en Estados Unidos se estrenan a la vez Hannah Montana y Dragonball Evolution. Ambas tienen a sus espaldas un nutrido equipo de fans, un presupuesto similar, alrededor de 35 milloncetes de dólares, y todo el mundo sabe que las dos son unos bodrios. Sin embargo, la respuesta del público es totalmente distinta: Hannah Montana arrasa la taquilla y Dragonball Evolution es condenada al ostracismo.
Obviamente se trata de publicitarlas mejor o peor. Una ha acertado la otra no.
O quizá es que a la gente le importa un pimiento que Hannah Montana sea una chapuza, pero se espera cierta calidad de Dragonball Evolution.

14/4/09

Los abrazos rotos

No es fácil decidir si esta película es buena o mala.
Es aburridita pero creo que eso no es suficiente para evaluarla.
Los abrazos rotos es una de esas películas que un director, considerado autor, decide realizar más para sí mismo que para el público. No está realizada de cara al espectador. Es un modo de plasmar cosas que tiene en la cabeza, ideas dispersas, elementos que no dan para hacer una película en su totalidad pero que, juntos, con una trama con más o menos consistencia, dan el pego.
Me parece bastante experimental o, mejor dicho, una especie de capricho, de juguete personal. Almodóvar se mira el ombligo y ya está. No puedo decir que llegara a interesarme pero sí que tiene unas cuantas cosas sugerentes.
Por otra parte, aunque no sea, ni de lejos, su mejor papel, sigo pensando que Blanca Portillo es la mejor actriz que tenemos en España. Muy bien ese gin tonic sin tonic.

9/4/09

Señales del futuro

No sé si Alex Proyas influye a Shyamalan o si es al revés.
En Señales del futuro lo más destacable son los parecidos que se pueden encontrar entre ambos directores. Especialmente la potencia visual de que hace gala Proyas para filmar las dos catástrofes principales: el accidente de avión y el de metro.
Voy directamente al final procurando no revelar nada.
Postura número 1: es la única solución posible y, por tanto, está bien utilizada.
Postura número 2: ya está bien de usar esta solución para arreglar todos los problemas planteados en la trama con un sencillo plumazo.
Me gustó esa mezcla de géneros: suspense, terror, ciencia-ficción, acción, catástrofes, apocalíptico...
Nicolas Cage, el pobre, seguro que hace lo que puede. Pero es que lo que puede es tan poco...

8/4/09

¡Ángeles González Sinde dimisión!

Vale, ya sé que todavía no le ha dado tiempo a hacer nada. Ni bueno ni malo.
Es que me habían estado insistiendo durante mucho tiempo en que el cine en general, y la Academia en particular, no estaban politizados.
No me preocupaba del todo porque supongo que es inevitable que el cine tienda a politizarse.
Mi gran duda ahora es: ¿se convertirá la política en una película? ¿La peliculización de la política?
Ya sé, ya sé: Ronald Reagan llegó a Presidente de Estados Unidos y fue lo mejor que nos pudo pasar a todos.
Voy a decir la verdad: quiero que vuelva Carmen Calvo.
¡Dio tantas alegría a este blog!

7/4/09

Fast & furious: Aún más rápido. Coches y chicas.

Me encanta la saga de Fast & Furious.
No por las películas en sí, lógicamente. Lo tomo como un experimento sociológico semejante a aquel gag de Gomaespuma con los muñecos en el cine.
Pido una entrada en la última fila y contemplo la humanidad que se despliega en las butacas por delante de mí. Palomitas y objetos volando, dame un beso tía, gritos increpando al malo de la peli, voces reclamando más presencia de la chica... Impresionante.
En la peli, Vin Diesel y Paul Walker van repartiendo estopa. Michelle Rodríguez hace lo que mejor sabe: morir pronto. Jordana Brewster va de hermana del músculos.
Antes de los créditos finales siguen colocando un cartel advirtiendo a la gente que no intente hacer lo que ha visto en la pantalla. Si lo ponen será por algo. Pero, ¿de verdad a la gente le cuesta tanto distinguir la realidad de la ficción?
Antes de que el cartel desaparezca ya se ha ido casi todo el mundo. Me quedo solo, pensando en qué demonios tiene esta saga para atraer a tanta gente.
Y preparan la quinta. Parece que nos traerán la acción a Europa.

4/4/09

Mayores de 18 años

Cada vez con más frecuencia se hace cine de animación para adultos. Ejemplos recientes son la psicotrópica A scanner darkly o la muy bélica Vals con Balshir. Tengo que agradecerle a Chema este cortometraje que me mostró. En menos de tres minutos Kiwi! logra destrozarte el corazón. Dolorosa hasta decir basta. Sin sentimentalismos.

3/4/09

Monstruos contra alienígenas

A esta película le pasa algo semejante a lo de Red de mentiras. Creo que si Monstruos contra alienígenas hubiese terminado a la hora de metraje, o cosa así, habría salido ganando.
Me interesa lo que pasa desde el principio hasta que acaba la secuencia del Golden Gate. La película ya estaba hecha: presentación, nudo y desenlace. Guiños a un montón de peliculillas de ciencia-ficción, chistes divertidos y el drama de Susan/Genórmica bien apuntalado.
Pero luego se lía con una segunda invasión y, por supuesto, todo se vuelve repetitivo: los alienígenas tienen que comportarse como tontos para ponérselo fácil a los monstruos, el ingenio se sustituye por la acción caprichosa y la colaboración en equipo no tiene mucho sentido porque casi todo lo hace la humana.
En el ránking evaluador se queda con el calificativo de entretenidilla con alguna brillante ocrurrencia cuando podría haber llegado a situarse en interesante aunque no sea de Pixar.
Me gustó mucho todo ese debate militar con el Presidente, al más puro estilo de Teléfono rojo: volamos hacia Moscú.

2/4/09

Maquetas

Impresionante este cortometraje. Ahí va el comentario-spoiler para después de ver el vídeo: Una crítica en toda regla al sentimentalismo barato. Cuando lo ves por segunda vez te das cuenta de lo bien usados que están todos los elementos: la silla de ruedas, la entrada de la música, el autobús roto por la mitad, cuando me giré, la información de reality show (los antidepresivos). Y, entonces, ¡es una comedia!

1/4/09

Sueños de seductor

Empezar la película con el final de Casablanca es, obviamente, todo un acierto.
Además tiene un guión bastante brillante en lo que a réplicas se refiere.
Un diálogo:
-¿Qué vas a hacer el sábado por la noche? -pregunta Woody Allen a la chica que contempla un cuadro de Pollock-.
-Me voy a suicidar.
-Pues, ¿el viernes por la noche?
Otro comentario:
-Mis padres nunca se divorciaron. Aunque se lo rogué muchas veces.
Todas esas secuencias cinéfilas, la imaginación descontrolada de Woody Allen recreando posibles películas y, sobre todo, las alucinaciones en que ve a Humphrey Bogart como asesor sentimental, son una maravilla.
En fin: probablemente el mejor plagio de la historia del cine.