30/11/08

¿Creías que no se podría repetir?

Un grupo. Un líder. Una obediencia.
Un uniforme. Un saludo. Un símbolo.
Son La Ola. Y van a arrasar la ciudad.
Los alumnos creen que el nazismo no volverá a suceder. Y en tan sólo cinco días han dejado de ser una clase para convertirse en un salón de actos.
Una película americana habría sido más efectista, más de acción. Habría invertido más tiempo en las gamberradas y peleas y creo que, a su favor, también habría sido más dramática.
Pero es alemana. Así que lo que le interesan son las ideas, el proceso, la dinámica.
Dennis Gansel es un tipo astuto. Copia películas de éxito reconocido y las remodela para que tengan cabida sus ideas. Napola era un plagio casi total de El Club de los Poetas Muertos en lo que se refiere a situaciones y personajes. Pero como la ambientaba en las escuelas para formación de líderes nazis, pasaba casi desapercibido. En La Ola hay muchas cosas que se siguen pareciendo a El Club de los Poetas Muertos pero también hay bastante de Rebelde sin causa.
Creo que no importa mucho porque es un cine de ideas: manipulación, educación, vacío generacional, violencia, un grupo, un líder, una obediencia, un uniforme... Y ya la tenemos montada.
Interesante.

27/11/08

Un poco de estadística

La novela, curiosamente, consiguió pasar por encima de mis prejuicios. Novela romántica para adolescentes: chica humana, chico vampiro.
En principio, una cosa así está en las antípodas de mis gustos y creo que es el único ejemplar de su especie que he leído en mi vida si exceptuamos Romeo y Julieta. Pero Shakespeare es nivel aparte.
En Crepúsculo encontré confirmados mis temores sobre varios pasajes cursis, acaramelados, sentimentales, pasteleros. Pero me sorprendió el férreo control de Stephenie Meyer sobre los diálogos: logradísimos casi siempre. El asunto de la integración de la chica nueva en un nuevo instituto también estaba más trabajado de lo habitual.
Cuando vi que la convertían en película imaginé que todos esos diálogos rápidos, las réplicas ingeniosas, los matices de la situación, se perderían. Supuse que la reducirían a la simple historieta romántica, haciéndola indistinguible de todas las demás.
Se ha estrenado en Estados Unidos y estos son los resultados de las votaciones en imdb. Nunca había visto una diferencia tan grande en las calificaciones entre hombres y mujeres y, además, tan regular: los hombres alrededor del 5, las mujeres pasando siempre de 7.
Me intriga.

26/11/08

Appaloosa

Ed Harris, Viggo Mortensen, Jeremy Irons, Renée Zellwegger, Timothy Spall y... Ariadna Gil.
Para ir a ver una película no necesito más reclamos. Sea del oeste o no, sean mejores o peores actores, esos nombres me parecen lo suficiemente atractivos como para acercarse a ver qué tienen que contar.
Lo que cuenta Ed Harris tiene un mucho de clásico y un poco de moderno.
Me parece una película demasiado episódica pero, a su favor, admito que el guión ofrece bastante tensión, genera inquietud. No está claro qué va a suceder en el minuto siguiente o hacia donde va a girar la trama.
El personaje de Zellwegger es muy interesante. En mi opinión, ella lo destroza. Se podía haber sacado mucho de un personaje con una apariencia tan candorosa y un fondo tan voluble. Quizá tampoco Ariadna Gil hubiese sido capaz porque su aspecto no es nada candoroso, pero seguro que lo habría hecho mejor. En realidad creo que cualquier actriz, con ganas de despuntar, habría matado por ese papel y lo habría llenado de riqueza.
¿Escenas de acción? Pocas y rápidas. Ellos lo explican: Todos sabemos disparar.
Me quedo con las conversaciones entre Mortensen y Harris en el porche de la cárcel. Por lo que dicen, por lo que expresan de la relación entre ambos y por la serena planificación con que están concebidas.

24/11/08

Animales de compañía

Primer plano de la película: una serpiente de cascabel.
Cena familiar para celebrar los 65 años de Rafa, cabeza de familia.
Rafa, el padre, diseña muebles absurdos que nadie quiere comprar y, por ello, la empresa se está arruinando.
Martina, la madre, es fotógrafa, preferiblemente de desnudos, cosa que odia su esposo, especialmente si los desnudos son de ella.
Esther, la hija mayor, está casada con Ernesto, el presentador del telediario. Parecen una pareja feliz y, como no tienen hijos, quieren adoptar uno.
Sofía, la del medio, actriz de teatro, se presenta de improviso con su amante Gregorio que, casualmente, es crítico de arte y que, recientemente, ha machacado sin piedad la exposición fotográfica de Martina.
Javier no se emancipa y es un antisistema.
Y, además, están la empleada peruana y una inspectora de adopciones.
Hay algunos tópicos desafortunados (estoy embarazada) pero la verdad es que, como se basa en una obra de teatro, el guión se encuentra varios puntos por encima de las habituales comedias españolas. Tiende a la hipérbole, claro, pero seguro que todo el mundo siente cierta identificación o, al menos, le hace evocar alguna situación semejante.
La pena es que seguro que en teatro es mucho mejor.

23/11/08

Lost. Y van 4.

La 4ª temporada quizá no es la que más me ha gustado porque el efecto sorpresa se ha perdido. Pero sí recupera lo mejor: pasan muchísimas cosas, sorprende, hay giros continuos y, por supuesto, va al grano. Nada de dar vueltas a tonterías, nada de estirar capítulos. Ahora los flash forwards se imponen y los flash back son la excepción (Jin y el oso panda de peluche).
Diré primero lo que no me gusta. No me gusta que Rousseau y su hija mueran así, de pronto. Al menos, no me gusta que muera Rousseau. Ella es una superviviente neta, la que mejor conoce la isla. No es posible que la cacen tan fácilmente.
Lo que más me fascina es que Lost es una versión aquilatada, depurada y muy, muy trabajada, de Alias. Porque la isla es Rambaldi. Si en Alias varias agencias secretas se pegaban para conseguir los secretos de Rambaldi, en Perdidos son dos grupos (al menos) los que pugnan por hacerse con el control de la isla. La iniciativa Dharma, los Otros... Pero en vez de mostrarnos el punto de vista de los protagonistas, de los buscadores, nos lo muestra desde el punto de vista de los secundarios, unos tipos que pasaban por allí. Muy interesante, en este sentido, el modo en que los perdidos del Oceanic 815 se han ido pareciendo cada vez más a los Otros.
Entre los detalles interesantes mencionaría, en primer lugar, la cantidad de cosas raras que le ocurren a Desmond con el espacio y el tiempo. Y, por supuesto, toda la historia de Claire y su padre que, como nos recuerdan oportunamente, es hermanastra de Jack. Lo que no me queda claro es que, en la primera temporada, le insistían a Claire para que ella educase a su hijo. Y ahora parece que la criatura no debe volver a la isla ni en broma.
Otros detalles menores a tener en cuenta: la hortera casa rococó que se han comprado los padres de Hurley, Sun haciéndose con el control de la empresa de su padre, la aparición de Walt. Y Sawyer. Peculiar tipo, Sawyer.
La cuestión es que, después de muchos capítulos inútiles que envolvían la 3ª temporada, la 4ª ha devuelto el tono adecuado.
No se gastaron mucha pasta en efectos especiales para mover la isla pero ¿a quién le importa?

22/11/08

22, Bond 22

Siena. Antes de que Craig, Daniel Craig, haya tenido tiempo de decir alguna palabra, ya ha dejado el Martin, Aston Martin, para el desguace: tiroteado, abollado, sin puerta... Lo aparca y, del maletero, saca a un señor. Se disponen a torturarle pero un hombre infiltrado, monta bronca. Bond, James Bond, le persigue y tras dar buena cuenta de él, consigue una pista que le lleva a Haití. Haití, República de Haití. Allí, en cuanto entra en una habitación del hotel, un individuo armado con una navaja le ataca. Bond, James Bond, le aplica el oportuno correctivo y sale a la calle con el maletín que pertenecía al susodicho. Una hermosa señorita a la que no conoce de nada, le dice que se suba al coche que ella conduce. Él acepta, claro.
A partir de ahí, perdí el hilo del guión, pero me di cuenta de que no importaba mucho porque tampoco les importaba a los demás. Pim, pam, pum.
No sé por qué la gente dice que la saga ha cambiado. La veo igual que siempre. Vale, le han quitado a Bond el glamour y lo han convertido en un animal de bellota. Pero no le veo la ventaja y, por otra parte, no es suficiente.
¡Ah, sí! Los gadgets. Dicen que ya no existen. Y, sin embargo, ¿hay gadget mayor que el de robar todo el agua de Bolivia para almacenarla en estanques subterráneos?
Hace tiempo se hablaba de la saga de un tal Bourne que imitaba a la de James Bond. Ahora es al revés. La escena inicial con la persecución por los tejados es un calco de la de El ultimátum Bourne (o de El incríble Hulk, si me apuras). Y la escena final, en un apartamente de Rusia, igualita a la de El mito Bourne. En mi opinión, Bond se ha quedado lejos. Su azar dista bastante de la lógica implacable de Bourne.
Entretenida y tal. Pero no compensa armar jaleo con un año de antelación. Al fin y al cabo, la confundiremos pronto con la 23 o la 7 o la 18.

20/11/08

Reuniones de familia

¿Vendemos la casa de la abuela o nos quedamos con ella?
El argumento de Las horas del verano no ofrece más. Ni falta que le hace. Olivier Assayas presenta una historia minimalista a partir de reuniones de familia: el 75 cumpleaños de la abuela, el funeral, el testamento...
Cuidadísima fotografía, como si estuviese captando escenas de paisaje o bodegones.
Está muy bien la naturalidad con que trabaja todo el reparto. Especialmente Juliette Binoche y, sobre todo, esa escena en silencio, al salir del tanatorio. Que el doblaje sea el mismo que el de Nicole Kidman me descoloca bastante.
Creo que la película se sigue con facilidad y que no se hace pesada porque, lo que cuenta, se nos hace enormemente familiar, nos identificamos con las situaciones, resulta tan evocador como un déjà vu.
Me gusta el final: una especie de nostalgia inversa en la chica adolescente por el futuro que no va a conocer.

19/11/08

Ponerse pesado

No se puede decir que a Elijah Wood le lluevan los proyectos últimamente. Le fichan, sobre todo, para poner voz a personajes de dibujos animados. De hecho, por el momento, ésas son los planes de futuro para el presente año y el próximo.
Como está un poco desesperado, anda dándoles la paliza a Guillermo del Toro y a Peter Jackson para que, en la película de El hobbit que están preparando, le hagan aparecer. Dice que no sería muy descabellado que Frodo asomase en algún momento, aunque fuese en un papel muy breve. Parece que del Toro y Jackson no saben cómo quitárselo de encima.
Hay que tener en cuenta que Jackson, siempre tan generoso en metraje, se ha visto obligado ya a dividir El hobbit en dos partes. Y, claro, aún así, tendrá que quitar cosas. Que venga un tío a decirle que debe hacer añadidos parece que no le ha sentado muy bien.
Y yo estoy convencido de que la culpa de todo la tiene esa pintilla con la que el amigo Elijah se ha adornado últimamente.

17/11/08

El último voto

Habría sido muy fácil convertir esta película en algo similar a Caballero sin espada. Kevin Costner haciendo de un James Stewart comprometido con la sociedad no es descabellado.
Habría sido igualmente fácil afilar los colmillos y, en plan demoledor, destrozar a base de sarcasmo e ironía todo el planteamiento de veneración a la democracia, al derecho al voto, al ciudadano que cree que pinta algo en todo ese entramado político.
Lo que no se admite es que la película quiera jugar las dos bazas: la bufonada y el patrioterismo. Pretender hacer ambas cosas a un tiempo implica volverse más manipulador que las supuestas manipulaciones que critica.
El último voto es presenciar, en dos horas, cómo Homer Simpson se convierte en Barack Obama.
Demasiado.

16/11/08

Bella

Petición de la afición: Bella.
Llevaba el miedo en el cuerpo porque, desde hace dos años, mucha gente bienintencionada me había cantado excelencias de esta película por cuestiones extracinematográficas: con valores, pro-vida, profundamente humana...
No sabía si me iba a encontrar con un catecismo o con una nueva Declaración de Derechos Humanos de la ONU.
Me gustó su estructura. 24 horas más un epílogo. Y asuntos de años antes o de una semana después tratados como flash backs y flash forwards insertados dentro de esas 24 horas.
Hay veces que se pone demasiado sentimental. La familia de Eduardo Verástegui es demasiado perfecta, como sacada de Vive como quieras o cualquier otra película de Frank Capra. Pero también hay situaciones dramáticas tan potentes como la del atropello que son dignas de Crash.
En fin, sin ser una obra maestra, está por encima de la media.
En cuanto a Camorra, de momento no la he visto. Una de las cosas que aprendí en Historia del Arte fue a detestar el neorrealismo italiano. No me apetece nada pero, tal y como está la cartelera, quizá acabe cayendo.

13/11/08

Star Trek

Quizá sea otra decepción como la que nos deparó J. J. Abrams con su Monstruoso.
He visto la foto de Zachary Quinto en el papel de Spock y entre unas cosas y otras, me parecen reclamos suficientes para estar pendiente de lo que vaya ocurriendo. Para bien o para mal. Para volver a decir que Abrams es un genio o para reirnos un rato de su fracaso en taquilla.
Ahora que Héroes pasa por un bache lo suficientemente agudo como para que en Estados Unidos estén pensando en suspenderla, es momento de que los actores y las actrices de la serie empiecen a buscarse otras posibilidades de trabajo. Aunque me gusta Zachary Quinto como Spock, me parece que la etiqueta de Sylar no se la quitará tan fácilmente. Para bien o para mal.

11/11/08

Le renard et l'enfant

Supongo que no habría pasado nada si la traducción del título hubiese sido El zorro y la niña. Lo de Una amistad inolvidable es chirriante.
La verdad es que la niña es un poco cursi, pero también tan agreste como las amapolas. No lleva zapatos de tacón, ni bolso, ni lápices de labios, ni la Nintendo DS rosa. Lleva botas Gore-Tex, un morral, cuerda, linterna, cerillas... Un equipo de supervivencia no muy adecuado para asistir a fiestas pijama pero sí para la montaña. Corre como un masai y su habitación parece la de un hobbit.
La historia es bonita, tierna y está a medio camino entre el documental y la aventurilla para chavales. Dan ganas de abandonar la civilización y echarse al monte a comer lo que uno pille por ahí. Me temo que como vea esto alguien de los Servicios Sociales franceses, a los padres les quitan la custodia de la chavala.
En resumen, le doy a la niña más puntos a favor que en contra. Ahora bien: podía cambiarse de ropa de vez en cuando.

10/11/08

Up

Lo último de Pixar. En la productora siempre han confesado su admiración por Hayao Miyazaki. Me parece que esto es algo así como un homenaje a Nikki, la pequeña bruja, El castillo ambulante, Laputa: el castillo en el cielo o Porco Rosso. Un artefacto volador, aventura y libertad. Me gusta.

9/11/08

Otra de Ridley Scott

No cabe ninguna duda de que ésta la ha dirigido él y no su primo. Suele decirse que las películas que plantean muchas preguntas son películas buenas.
No es el caso. Tengo un montón de preguntas.
¿Por qué dura 130 minutos cuando bastarían 40? ¿Por qué la primera hora y media resulta que no sirve para nada? ¿Por qué se titula Red de mentiras si los malos son malos, los buenos son buenos y es absolutamente lineal? ¿Por qué acaba así? Me gustan los finales felices pero tengo estómago y sé apreciar las películas que acaban mal. Pero ¿realmente era necesario acabar de un modo tan... indiferente, tan incoherente, tan ridículo: ahora me enfado y no te escucho?
Menos mal que andaba por ahí Russell Crowe para hacerlo un poco llevadero.
Se me quedó cara de póquer. Porque ni es buena, ni mala, ni entretenida, ni aburrida y, en el fondo, ni siquiera sabe hacia dónde va.

8/11/08

Hula girls

Cada vez que me hablan de una película de superación personal experimento reacciones orgánicas que varían desde el rechinar de dientes a la náusea.
Hula Girls merece un respeto por mi parte. No se trata del capricho de unas niñas. Vapuleadas por la vida en un pueblo minero en crisis tienen que sacar a su familia adelante. Y luego está el asunto del cambio de mentalidad: moderno y occidental.
Por lo demás, admito que es todo lo sentimental que cabía esperar. Son impresionantes estos japoneses. En cuanto les dejas hueco te colocan una despedida o reencuentro en plan Heidi o Marco.
Me estoy temiendo que mi condescendencia se debe, precisamente, a que me recordó en varias ocasiones a esas series. Estuve esperando la aparición de la malvada señorita Rottenmeier. En vano. Aunque hay un padre bastante capullo por ahí. Pero ni punto de comparación.

7/11/08

Los niños de Huang Shi

Una de esas historias en que gente normal realiza hazañas increíbles en situaciones desesperadas.
A partir de ahí el guión es determinante: si está bien trabajado logrará la épica, si no se aplican los resortes necesarios se quedará en una cosa bonita.
Esto último es lo que le pasa a Los niños de Huang Shi. Y tiene muchas cosas buenas. Obviamente la fotografía de montañas nevadas, desiertos, etc. Pero es que los personajes también tienen sus puntos de interés. El fotógrafo de guerra que acaba convertido en profesor de un orfanato, la enfermera adicta a la morfina, la mercader de opio con inquietud social, el saboteador comunista con ramalazos de bondad para sus enemigos... Personas contradictorias pero bastante auténticas.
Es algo más que una simple historia de gente maja, pero tampoco te deja satisfecho porque seguro que la historia real fue mucho más increíble.

6/11/08

La boda de Rachel

El cartel de la película evoca la clásica comedia romántica de andar por casa. Además aparece el rostro de Anne Hathaway. Es fácil pensar que uno asistirá a un nuevo capítulo de Mi gran boda griega, La boda de mi novia, Bodas y prejuicios, Cuatro bodas y un funeral...
En modo alguno me esperaba una cosa filmada con notables similitudes al estilo Dogma: cámara en mano, iluminación ambiental, sonido y música apenas tratados. Y mucho menos me esperaba que sacudiese algunos de los mazazos que dispensa.
Puestos a escoger títulos con la palabra boda, me quedo con Después de la boda.
Es verdad que le sobra media hora por lo menos y supongo que un drama tan contundente espantará de las salas a los que iban tras la Princesa por sorpresa ya crecidita, pero me parece un acierto que Anne Hathaway se arriesgue.

5/11/08

Que sí, que sí

Están muy contentos los americanos con eso de que haya ganado Obama las elecciones presidenciales. Yo creo que no hay para tanto.
Dicen que es el primer presidente negro de la historia de los EEUU. Pero no es verdad. Ya tuvimos a Palmer.
Dicen que será el mejor. No lo creo. Ya tuvimos a Bartlet.
Una vez más Oscar Wilde tenía razón cuando aseguraba que la realidad imita al arte.
En cualquier caso creo que sí.
Sí, podemos.
Que me parece que se traducía más o menos como:
-Yes, weekend!

4/11/08

Transsiberian

Si uno se para a pensar lo mucho que puede dar de sí una película de suspense en un tren como el Transiberiano, está claro que Transsiberian se queda muy cortita de ambiciones. Se me va la cabeza a Hitchcock o a Asesinato en el Oriente Express y así no hay quien resista la comparación. Además creo que Anderson comete el error de dejarse llevar por la corriente psicópata del recientemente inventado género de turistas torturados. No sé cómo lo ves tú, pero creo que se pasan dos pueblos (o más) en la totura a Kate Mara. Quiero decir, que si quiero ir a ver una carnicería ya tengo Saw, Hostel y esas lindezas. En una peli de suspense es una salida de tono bastante considerable. Bonita la fotografía, declaro una vez más mi admiración por Emily Mortimer y mi convencimiento de que Eduardo Noriega sigue siendo un mal actor.