30/9/07

Tú fuiste el primer Goonie

Quizá eras el tío que imaginaba cómo fabricar alarmas rudimentarias para averiguar quién se acercaba a tu habitación. O pudiste ser el que inventaba historias de piratas tuertos. O el que se pasaba el día tendiendo trampas mentales con los útiles que tenías a mano (un lápiz y un cacho de cuerda). Quizá encontraste planos de tesoros. O quizá eras la chica de enfrente, esperando a que ése mocoso viniese para arrastrarte a una aventura demencial.
Tú estabas ahí dándole al tarro y creyendo que tu imaginación no tenía futuro. Era imposible poner en práctica lo que se te ocurría: no había tesoros, ni trampas, ni ladrones, ni inventos sorprendentes, ni jamás te dirigía la palabra ese ser por el que estabas coladita. Y cuando ya casi perdías la esperanza y creías que nunca te ocurriría nada importante, llegaron Los Goonies para demostrar que sí se podía.
Sólo había que aprovechar la oportunidad.
Y, como cada uno de nosotros fue el primer Goonie, la aprovechamos.

29/9/07

Superheroína

No hay que dejarse engañar. Neil Jordan ha puesto la máscara del drama a una película de superhéroes. El título, La extraña que hay en ti es, en realidad, The Brave One. También una máscara pero más exacto.
Jodie Foster es Erica Bain, es El motorista fantasma, es Batman, es, sobre todo, El Cuervo. Sin mallas. Pero es la justiciera de la noche. Es periodista como Clark Kent, como Peter Parker. Ni reportera ni fotógrafa. Pero sí locutora. Su sala de radio es el Daily Bugle y el Daily Planet. Su amigo el policía es el comisario Gordon y el sargento Albrecht. Y New York es Metrópolis y Gotham.
Lo sorprendente es que Neil Jordan se atreva a filmarlo. Los superhéroes justicieros están ahí para justificar la venganza. Si vas en mallas tienes licencia para abreviar los trámites de la justicia. Cuando alguien quiere defender el uso de la venganza pinta, escribe o filma utilizando un personaje al que llama superhéroe. Neil Jordan le da la vuelta. Quita el disfraz para mostrar la violencia descarnada sin dejar de creer en la venganza.
¿Polémico? Pues claro.
Algún simple dirá que es fascista.

28/9/07

Marta se llama Kate

Es curioso que con un guión prácticamente idéntico se hagan dos películas tan diferentes. Deliciosa Marta es una película romántica con tintes de drama y soledad que se contempla con un pequeño nudo en el estómago. Sin reservas es una película romántica con toques de comedia. Deliciosa Marta venía bien sazonada, Sin reservas tira a insípida.
Supongo que no podía ser de otra manera.
Hace poco leí de algún crítico que quizá Abigail Breslin se convirtiera en la nueva Drew Barrymore. Espero que no. Abigail Breslin puede llegar mucho más lejos. Sobre todo si logra ahorrarse el paso por la drogadicción y el alcoholismo en su crecimiento. Sí es verdad que la chavalina es lo mejor de la película aunque se haya quitado unos kilos de encima desde Pequeña Miss Sunshine.

27/9/07

Timur Bekmambetov

Apréndete ese nombre.
Lo sé. Tiene muchas letras. Demasiadas consonantes. Preferirías perder el tiempo estudiándote la linea sucesoria de los reyes hititas o preparando judicaturas. Además tiene algo de confuso, de retorcido. Como si deliberadamente lo hubiesen hecho más complicado de lo que en realidad debiera ser.
Pese a todo, apréndetelo. Lo digo por tu bien.
Apréndete esa cara.
Lo sé. Si eres chica me dirás que tu novio (o tu marido) es más guapo. Si eres chico me dirás que, cada mañana, ante el espejo, pese a lo mal que luces, luces mejor que él. Seas chica o chico te preguntarás qué tiene esa cara de especialmente importante para dedicarle una atención particular.
Pese a todo, apréndetela. Lo digo por tu bien.
Porque, a partir de ahora, cuando leas ese nombre, cuando veas esa cara, te aconsejo que corras en la dirección contraria, que huyas como si te persiguieran decenas de agentes Smith. Es peligroso. Sobre todo, porque muchos convertirán sus películas en cine de culto, en obras maestras friquis, en depositario de la nueva corriente vanguardista.
Acabo de ver Guardianes del día, dos grupos de gente (¿vampiros, superhéroes, mutantes?) que se parten los dientes por obtener una tiza. Sé cuál es el argumento de la película. Pero no tiene sentido.
Un ejemplo ¿Alguien puede explicarme por qué Alisa sube en coche por la fachada del edificio para entrar en un piso en vez de coger el ascensor como haría cualquiera?
Y mira que el tío se ha gastado rublos en efectos especiales para envolver tanta vacidad...
Espero que mañana, al despertar, se me haya quitado la cara de lelo.

25/9/07

La noche de la iguana

Al igual que Picnic, La noche de la iguana fue una película que me marcó en la adolescencia. La veo ahora y puedo sacarle muchos defectos: los forzados diálogos para transmitir el barroco dramatismo de Tennessee Williams, la localización en México (no consigue reflejar del todo el estado de febrilidad que pretendía) y cierto grado de rareza pasada de vueltas en el carácter de los personajes.
Una adolescente más peligrosa que una piraña en un bidé (Sue Lyon), una bohemia antitética que planea sobre el mundo (Deborah Kerr) y una madura con un par de efebos que le rondan (Ava Gardner). El hombre al que aniquilan y salvan es un Richard Burton también bastante pasado de vueltas: ex-predicador episcopaliano metido a guía turístico en México.
Todo es demasiado excesivo y, detrás de tanta palabrería, no hay gran cosa clara. Pero hay que admitir que conserva íntegra toda la capacidad hipnótica, todo el poder de seducción que era capaz de utilizar John Huston para mantenerte pegado a sus fotogramas. Turbio. Moralizante.

20/9/07

La rarita del barrio

Christina Ricci es la chica rarita a la que conoces de toda la vida pero a la que no prestas mucha atención porque siempre está en la periferia, a su rollo. Pero te la encuentras quieras o no quieras y su presencia acaba por hacerse tan habitual que es como una más de la familia. Desde que era una cría y apareció en La Familia Addams era evidente que teníamos una nueva vecina en la zona.
Es como la versión femenina de Johnny Depp. Ambos se atreven a interpretar papeles que ningún otro actor en sus cabales se atrevería a interpretar. Y no sólo se atreven: los asumen, los construyen y los enriquecen. ¿Alguien se imagina a Nicole Kidman o a Julia Roberts accediendo a interpretar uno de los papeles de Christina Ricci? Se les podría manchar la imagen para siempre. No tener miedo a que se ensucie la imagen es grandioso.
Sleepy Hollow merecería la pena sólo porque ahí están juntos Depp y Ricci. Los dos raritos se encuentran y es una delicia.
La foto pertenece a la película Penélope, de momento sin fecha de estreno en España. Christina Ricci tiene esa nariz de cerdo debido a una maldición familiar. Y obtendrá su naricilla normal cuando encuentre el amor verdadero. Penélope no será la película del año pero dudo que haya muchas más tan originales. Y las otras, además, no tendrán a Christina Ricci.

18/9/07

Un corazón invencible

Hace no mucho dejé escrito, hablando de El buen pastor que Angelina Jolie había hecho el papel de su vida. Rectifico porque aquí deja de lucir palmito, logra que te olvides de Angelina Jolie y te creas a Mariane Pearl. Ése es el logro de todo buen actor.
Es una peli cuya acción transcurre en Pakistán y está basada en un hecho real luctuoso. De modo que, si juntas las dos cosas, ves que todo es cutre, angustioso, casi claustrofóbico. La frase que dice Mariane al comienzo de la película -Karachi, una de las ciudades más grandes del mundo a la que nadie sabe como censar- da más miedo que 20 películas de terror juntas.
La peli mantiene la tensión en la medida de lo posible, se inspira en Todos los hombres del presidente, en No sin mi hija y creo que hasta intenta copiar el estilo de Paul Greengrass. Impacta fuerte en un par de momentos pero no llega a calar.
Mariane, obviamente, debía querer mucho a su marido pero, ¿no parece un título demasiado grandilocuente, casi voluptuoso?
Músculo cardiaco utilizado en sentido metafórico que ignora los humillantes golpes de la derrota.
No. Así queda todavía peor.

16/9/07

A ritmo de laca

Así están las cosas. Tienes a un director mediocre llamado Adam Shankman cuyas dos mejores películas fueron las primeras que hizo: Planes de boda y Un paseo para recordar. Luego se quemó a lo bonzo con celuloide pseudo-Disney: Doce en casa, Doce fuera de casa, El pacificador.
Sin estar, pues, especialmente bien dirigida y con un argumento tirando de tópicos contra el racismo, Hairspray tiene una banda sonora excepcional, unas coreografías funcionales y apañadas, una puesta en escena colorista y un reparto llamativo. Así que, ¿para qué quieres un director?
Desde John Travolta haciendo de mamá gorda a la desconocida Nikki Blonsky, todo el mundo hace lo que mejor sabe hacer y se nota que se divirtieron un montón.
Espero que haya vida para Allison Janney después de El Ala Oeste de la Casa Blanca.

15/9/07

Amélie Poulain

Amélie es una chica encantadora, ingenua, sencilla.
Es tan tímida que para relacionarse con otras personas necesita de argucias.
Eso la convierte en una manipuladora.
Jean-Pierre Jeunet supo contener su natural desenfreno de rarezas y logró realizar una película romántica tremendamente original. No es poco. No era fácil explicar el carácter de Amélie, por qué es como es. La presentación, absurda de principio a fin, nos lo hizo creíble.
Gentes de todo el mundo quedaron encandilados con Amélie. Amélie te va a cambiar la vida. Amélie es fantástica. Ponga en su vida una Amélie como se pone un gnomo en el jardín. Sea usted un poco más Amélie. Tenga sentimientos Amélie.
Es verdad que me gustó la película considerablemente porque no todos los días se hacen comedias románticas imprevisibles.
Pero pienso que Amélie es una individua lo suficientemente peligrosa como para no dejarla suelta por las calles. Caerá todo lo simpática que se quiera pero yo viviré más tranquilo cuando me digan que la han encerrado en un manicomio. Es obvio que está como una chota, ¿no?

14/9/07

Panorama del cine español

¿No te parece un delirio? Ayer, los académicos (?) del cine español (?) eligieron las tres películas candidatas para representarnos en los Oscar. Lo curioso es que ninguna de las tres se ha estrenado todavía. Son El orfanato, Las 13 rosas y Luz de domingo.
Así, a bote pronto, se me ocurren unas cuantas consecuencias negativas de este hecho.
1. Parece que se admite que, en 9 meses, no hemos visto ninguna película española digna.
2. Parece que los seleccionadores no son un grupo muy numeroso.
3. Parece que los seleccionadores tienen unos privilegios peculiares.
4. Parece que los seleccionadores ya han visto todo el cine español que falta por estrenar y han sabido decidir. Si no es así y no lo han visto, ¿quién les ha recomendado que vean concretamente esas tres películas?
5. ¿No es una publicidad injusta la que se está haciendo a esas tres películas? Antes de estrenarse ya pueden exhibirse como Nominada al Oscar.
6. Dos de las películas (Las 13 rosas y Luz de domingo) tienen como tema la época franquista. ¿De verdad queda algún ingenuo que crea que han sido elegidas por sus méritos cinematográficos? Desde luego no será por su guión original. Ya sabemos que Emilio Martínez Lázaro tiene incluso serias dificultades para buscar título a sus películas (Amo mi cama rica, Amo tu cama rica, El otro lado de la cama, Los otros 2 lados de la cama). Y de José Luis Garci, en fin, no voy a decir que él haya sido el único seleccionador de las películas, pero ¿alguien duda de que tenía dentro algunos seleccionadores independientes a sueldo?
7. Está claro que no hay quien pare este suicidio endogámico.
Y lo peor, lo que más miedo me da, es que, después de todo, quizá sí sean las tres mejores.

13/9/07

Cuando naces... ya no puedes esconderte

Imagino que más de uno (y de dos) se habrá acercado a ver esta película pensando que se trataba de un remake de Capitanes intrépidos, una adaptación de la historieta de Spencer Tracy a los tiempos modernos, con inmigrantes en pateras y niños ricos que descubren la vida.
La película es mucho más. Por suerte. No hay en ella nada de sentimental. La maduración de Sandro no se produce por una sucesión de palabras bonitas. Es un mazazo que él estaba predispuesto a recibir. Sandro tiene preguntas en la cabeza, dudas, la dificultad propia de la adolescencia para comprender el mundo. Y madura en el mismo instante en que descubre que tendrá esas preguntas y dudas para siempre.
La última secuencia, conducida casi sin palabras, es realmente impactante. Bueno, a mí me impacto. Porque no da respuestas (nadie las puede dar) y porque Alina, Radu y Sandro reflejan toda Europa, sus opciones, las dificultades, el panorama tan complejo que tenemos por delante. Alina, comiendo un trozo del bocadillo, es una metáfora magnífica.
Un trozo de tu pan. Probemos.
Marco Tullio Giordana tiene ideas. No acaba de convencerme su estética documental pero le seguiré la pista.

12/9/07

La ciudad de los niños perdidos

Se le podría comparar con Dickens si no fuese tan retorcido; con Tim Burton si no fuera tan grotesco; con Jim Henson si no fuera tan sórdido. La ciudad de los niños perdidos podría ser un cuento infantil si no se pareciera tanto a Alien: Resurrección.
Jean-Pierre Jeunet muestra un catálogo de criaturas barrocas en el límite de la humanidad. Hay clones, enanas, siamesas, cerebros en sentido estricto, cíclopes de ojos futuristas, opiómanos, hombres sin sueños, forzudos de feria y una niña de desproporcionada precocidad. Comida y Miga. Hermanito y hermanita.
La ciudad es una mezcla entre Venecia y Sodoma, una sucesión de callejones laberínticos atravesados de escaleras, ruinas y pesadillas. En mitad de ese ambiente opresivo y angustioso Jeunet consigue que, repentinamente, brote el lirismo. El problema, creo, es que no consigue que crezca la esperanza.
No tengo ni idea de a quién se le puede recomendar esta película. No es para niños, no es para adultos, no es para gente normal. Bien, vale, de acuerdo: es para gente rara. Pero no demasiado. Ni demasiado poco. Una cosa a medio camino. Sin pasarse pero sin quedarse corto. Ya me entiendes.

11/9/07

Sigo como Dios

Supuse que sería una tontería. ¿A quién se le ocurre hacer una secuela de una película tonta (Como Dios) tomando a un actor secundario para que se convierta en principal? No fui a verla antes porque imaginaba que no habría por dónde cogerla.
Bien, se la puede coger. A veces no sabes si de este lado o del otro pero, sorprendentemente, no se te cae al suelo. Hay secuencias repetitivas, pérdidas de ritmo y chistes no demasiado graciosos. Los de Wanda Sykes, la secretaria, son patéticos. Los guionistas quieren que cada frase que sale de su boca sea tan tronchante que te rompas los dientes. Y lo más que consiguen es que chirríen.
Después de la sobriedad y eficacia demostrada en Pequeña Miss Sunshine, tengo a Steve Carell en más aprecio. Aunque aquí vuelve a dar rienda suelta a su repertorio de muecas, se defiende bastante bien.
La tanda final de efectos especiales es más de lo que esperaba. Lo que da pena es que, ya que se trata de una peli trabajada, no hayan puesto más esfuerzo en caracterizar a los personajes y construir mejores chistes.

9/9/07

La noche del cazador

Existe determinada clase de películas que contemplamos con una mezcla de fascinanción y rechazo. Hay en ellas elementos por los que las entregarías el Oscar y razones por las que las quemarías públicamente. Supongo que alguna vez te ha pasado eso de pensar, ante un buen guión, que ojalá lo hubiese dirigido otro director.
En La noche del cazador hay una variedad de personajes tan sugerentes e impactantes que te hipnotizan.
Está Robert Mitchum, un predicador psicópata que lleva escritos en los nudillos de sus dedos las palabras LOVE y HATE. Su llamada, niñooos, niñooos, en busca de los hermanos que se ocultan en el sótano, es como una inauguración del cine de terror.
Está la madre, desquiciada y súbitamente fanática como consecuencia de las desgracias que le suceden a su familia.
Está el complejo anciano, vigilante del embarcadero, dispuesto aparentemente a todo por salvar a los niños pero con la mente sumida en sus propias suposiciones y delirios.
Está la adolescente que se cree una devorahombres y de quien todo el mundo se aprovecha por su inocente belleza.
Y la mujer que cuida de huérfanos y maneja la escopeta, y los tenderos y, por supuesto, los dos niños.
Personajes ricos, complejos, sugerentes. Pasa el tiempo y te sigues preguntando por sus motivaciones. Por eso, da pena que estén tan mal dirigidos. Charles Laughton era un actor imponente pero, como director, exhibía unas extraordinarias dotes de torpeza. Lo peor de La noche del cazador es su dirección, una mezcla de lirismo, dureza e inutilidad difícilmente repetible.
Así que, ojalá que este guión lo hubiese dirigido Orson Welles.

7/9/07

Yippi-kay-ay

Hasta 1988 estaba claro que las aventuras ocurrían en las selvas, en lugares exóticos, en paraísos que, de pronto, ya no lo eran tanto. Estaba la urbe, desde luego, para dar cabida a películas policiacas y de mafiosos. Pero en 1988 La jungla de cristal vino a decirnos que los parajes naturales no eran el verdadero espacio de la aventura. La jungla verdadera era el asfalto, el vidrio y el acero; los restaurantes de lujo y las luces parpadeantes de los coches de policía; un rascacielos.
Ahora no se logra redefinir el género como lo hizo La jungla de cristal en 1988. Algo queda de aquello. Queda pero no innova. Porque en un mundo cibernético donde los malos logran provocar el caos hay que confiar en los individuos de músculos analógicos, lenguas afiladas y carácter irlandés. Nunca dan un paso atrás. Porque alguien tiene que hacerlo. McClane sigue teniendo eso claro y Bruce Willis también.
Este destrozo sistemático de una ciudad tiene mucho de Transformers. La ventaja es que La jungla 4.0, además, resulta divertida. Es una lástima que la exageración desmedida en las escenas de acción le hagan perder cualquier atisbo de credibilidad. Pero aún así es entretenida, un juguete para desengrasar el cerebro.
Lo mejor de la película, y no se aprovecha bien, es que la hija de McClane es como su padre: con carácter fuerte, dura y lengua rápida.
Lo peor es que no se hayan atrevido con el Capitolio hasta sus últimas consecuencias.

6/9/07

Rodrigo Noya

Este chavalín es un producto argentino al cien por cien. Su desparpajo, su gracia, su vocabulario, su desenvoltura reflejan a las claras cuál es su origen.
El martes comenzó a aparecer en una serie española, Hermanos y detectives, remake de la realizada en Argentina y en la que, por lo visto, Rodrigo Noya interpreta a un niño superdotado que ayuda a su hermano mayor, detective.
No he visto el capítulo y por tanto no puedo hablar de su calidad. Pero de la filmografía del crío puedo recomendar todo.
Todo el bien del mundo fue la traducción que hicieron aquí, en España, del título argentino Un mundo menos peor. A nadie se le escapa, claro está, que el título original era más mejor. En Todo el bien del mundo, Rodrigo actúa con su hermana en la vida real, Agustina. En la película hacen de amigos. No es de lo mejor de Rodrigo ni de Alejandro Agresti. Pero es aceptable.
Lo que sí tienes que ver es la otra película en la que coinciden director y actor: El sueño de Valentín. Es una película arrasadora, una comedia cargada de emociones. Carmen Maura hace de abuela de Rodrigo Noya y ambos forman un dúo impagable. No es que haya química: es que se salen de la pantalla y se te quedan grabados en la memoria. El personaje del niño es deslumbrante por sus sueños, sus reacciones, su mirada ante la vida..., su morro. La mejor película argentina que he visto en mi vida junto a Nueve Reinas.
Además está este anuncio de Aerolíneas Argentinas, una genialidad, en el que aparecen los dos hermanitos. El vídeo no tiene muy buena calidad, pero con la que tiene ya pesa lo suyo. La cuestión es que te vayas haciendo a la idea de que el crío éste es el sucesor de Ricardo Darín.
video

4/9/07

La desgana

La carta esférica ilustra perfectamente lo que no se debe hacer y por ello sería muy recomendable proyectársela al director (Imanol Uribe) el mayor número posible de veces.
No se debe trasladar un guión literalmente porque no hay gitano que lo pronuncie. No queda bien aunque los actores pongan entuasiasmo.
No se debe contratar a actores que no tienen ganas de hacer la película. Ni Carmelo Gómez ni Aitana Sánchez-Gijón tenían ganas. Eso es lo que más claro queda en toda la película.
No se debe dirigir cuando no se tiene interés. A Imanol Uribe le dieron tantos euros como subvención y no se molestó en buscar más. Esto me dan, con esto lo hago.
No se debe subvencionar. En realidad, lo de la subvención debería estar situado en el primer lugar porque es la causa de todo lo demás.
No debes usar una voz en off que diga que la chica es peligrosísima. Si quieres que parezca peligrosísima no debe parecer una funcionaria aburrida.
No debes usar una voz en off que diga que el chico es un tipo duro. Si quieres que parezca duro no deben partirle los dientes cada vez que asoma el careto.
(Acotación: Si ella parece una funcionaria y a él le parten los dientes, no nos creeremos que ella es peligrosa y él duro por mucho que nos lo diga una voz en off.)
No debes contar una historia de naufragios a palo seco. Hay que hacer un flash-back o poner a unos tipos vestidos de época, o hacer un montaje con pinturas del siglo correspondiente de las que hay un montón en el Museo del Prado. Si narras el cuento sin más se hace enormemente tedioso.
No debes colocar a la vista el cofre del tesoro de un barco que lleva siglos hundido. Si es lo primero que ves cuando encuentras el barco, provoca cierta sensación de incredulidad.
Las esmeraldas no deben sonar como canicas ni parecer mecheros Bic.
No debes imprimir el poster promocional sin preguntar antes a alguien qué le parece.
No debes usar trucos idiotas para tratar de provocar la sorpresa final porque quedas como un idiota.
La carta esférica se basta a sí misma para demostrar que el cine español está en crisis.

3/9/07

Locos por el surf

Este documental sigue la trayectoria de Cody Maverick desde su casa en Frío de Janeiro hasta el campeonato de surf Memorial Big Z. Hay entrevistas a la socorrista, a la madre y al hermano de Cody, a los amigos, al productor del evento, material de archivo e imágenes del memorial.
Este tono documental es lo mejor de la película: el micrófono entra en el plano, hay ruidos de fondo, se oye a los periodistas tras la cámara... Un planteamiento original.
Luego, prácticamente nada. El argumento es exactamente igual al de Cars sin que el de Cars fuese una maravilla.
La calidad técnica (hablamos de Sony) es apabullante, casi hiperrealista, especialmente en los movimientos y colores del agua. Pero empieza a cansar que un novato encuentre a una vieja gloria perdida que le hará de entrenador. Supongo que los bebés de 2 años comienzan a cuestionarse la falta de imaginación de los guionistas o lo poco variado que es el ámbito de experiencia que les va a tocar vivir.

2/9/07

Prueba de paciencia

Death Proof es capaz de poner a prueba la admiración de una persona por un determinado director. Sin embargo, es algo que siempre he tenido claro: miro las películas, no quién las dirige. Y si Kill Bill debería ser una película que se explicara en cualquier Facultad en que se hable de cine, Death Proof llega a hacerse insoportable por momentos.
Salta a la vista que Tarantino tenía clara la última secuencia. La adrenalina pasa de 0 a 100 en 4 segundos, el tiempo que tarda en acelerar el Dodge Challenger mientras Zoe, en el capó, hace el mástil. Y Kurt Russell ataca. Esta persecución, no lo niego, tiene lo mejor de Tarantino.
Lo demás es una excusa, puro relleno para completar la idea de largometraje. Dedicar hora y media a que las chicas suelten tacos es excesivo. Puede tener su gracia durante 5 minutos, para que uno diga: mira qué chicas más bastas. Pero lo cierto es que a la media hora empecé a mirar el reloj. En definitiva: me defraudó mucho.
Para no ser demasiado duro con la peli señalaré los otros dos buenos momentos.
1. La comida en el restaurante. Es difícil actuar y comer mientras te filman. Es aún más difícil actuar, comer y hablar mientras te filman. Es mucho más difícil actuar, comer, hablar y sostener ese larguísimo plano-secuencia. La conversación de las doncellas tampoco es que sea muy filosófica, más bien versa sobre las superiores ventajas de una pistola por encima de una navaja o un spray en caso de que alguien te quiera violar. Pese a todo es una secuencia bastante meritoria.
2. El supermercado. Comienza a sonar el famoso silbido que oíamos en Kill Bill y es el móvil de una de las chicas. En las estanterías hay revistas que sacan en portada a la Kirsten Dunst de María Antonieta dirigida por Sofia Coppola, a la sazón compañera sentimental de Tarantino. También hay revistas con la portada de CSI: Las Vegas sobre los dos capítulos que dirigió el propio Tarantino.
Como se ve, todo lo que rescato es del segundo tramo de la película. En el primer tramo quizá se puede encontrar alguna cosa aprovechable en la interpretación de una Rose McGowan con pelucón rubio (mientras están en el bar, no cuando suben al coche).
Cuando salga en DVD recortaré la persecución final y la grabaré aparte para verla unas cuantas veces. El resto lo tiraré como a un cadáver machacado entre la chatarra de dos coches que impactaron frontalmente.
Sí, tiraré los miembros cercenados.
Pero me quedaré con la secuencia final porque me pertenece.

1/9/07

Cypher

Es otra de esas películas que tengo colocadas con una etiqueta mental en la sección hay que verlas de vez en cuando.
En un mundo futuro el espionaje industrial alcanza descomunal importancia. Digicorp y Sunways dedican gran parte de su dinero a la formación de espías. Además está por ahí un ciberpirata independiente llamado Sebastian Rooks. Sorprendentemente, Digicorp contrata a un pardillo, un tal Morgan Sullivan, un pobre hombre que no tiene ni idea del berenjenal en que se está metiendo.
Jeremy Northan interpreta magistralmenta a Morgan Sullivan. Personifica la timidez, la progresiva ruptura de sus valores morales y, además, está caracterizado con un enorme parecido a Cary Grant. Esto último se entiende cuando a lo largo de la película nos encontramos con múltiples referencias a Con la muerte en los talones.
La ambientación fría, limpia, aséptica hace que el mundo entero parezca haberse convertido en un hospital. La película te rompe la cintura continuamente: la hipnosis en la sala de conferencias, la anestesia general en el avión, el camión de carne, el ascensor, algún extraño cambio en el color... Estamos tan perdidos como Morgan Sullivan y con él vamos descubriendo la verdad.
Me encanta ese diálogo de Jeremy Northan con Lucy Liu en la barra del bar. Él, tratando de hacerse el James Bond, intenta ligar con la chica y sólo se ocurren imbecilidades como ésta:
ÉL: ¿A qué se dedica usted?
ELLA: Hago inspecciones de sanidad en restaurantes de hotel.
ÉL: Eso suena interesante.
ELLA: Pues no lo es.
ÉL: ¿Tiene respuesta para cualquier cosa?
ELLA: Sí.
Lo del archivo supersecreto por el que se pega todo el mundo es una mera excusa, un McGuffin, una tontería similar a la pata de conejo de Misión: Imposible 3. Pero la trama tiene su suspense, su tensión y exige estar muy atentos. No puedes ir a verla con pereza mental.
Sin duda, es otra de mis películas preferidas.